Riddick

Título original: Riddick
Año: 2013
Duración: 119 min.
País:  Estados Unidos
Director: David Twohy
Guión: David Twohy (Personajes: Jim Wheat, Ken Wheat)
Música: Graeme Revell
Fotografía: David Eggby
Reparto: Vin Diesel, Karl Urban, Katee Sackhoff, Jordi Mollà, Nolan Gerard Funk, Dave Bautista, Bokeem Woodbine, Raoul Trujillo, Antoinette Kalaj, Keri Hilson
Productora: Universal Pictures / One Race Productions
Género: Cienciaficción. Acción. Thriller | Secuela. Supervivencia
Web Oficial: http://www.riddick-movie.com


 

Sinopsis

Traicionado por su propia especie y dado por muerto en un lejano y desolado planeta, aparentemente sin vida, el duro Riddick tendrá que luchar por la supervivencia contra depredadores alienígenas convirtiéndose en un ser más poderoso y peligroso que nunca…. Tercera entrega de la saga iniciada en “Pitch Black” y continuada en “Las crónicas de Riddick”. (FILMAFFINITY)

 


Crítica por J. Justo Moncho

Vin Diesel ha hecho muchas películas malas, pero probablemente esta sea la peor de todas (sí, incluso contando con Un canguro superduro).

La saga de Riddick nunca me ha llamado la atención, pero las películas se hacían entretenidas. Es una trilogía en la que no ves absolutamente nada en ningún momento puesto que las escenas son de noche cerrada en la que solo ves las caras de las personas o utilizan una fotografía muy parecida a la de 300 pero no tan conseguida, llena de paisajes de colores tostados monótonos, en los que no consigues ubicarte en ningún momento.

A excepción de un par, las escenas sangrientas no existen. Las muertes te las imaginas tú por los gritos o personas que desaparecen, pero siendo una película de acción, que menos que dejarnos ver un poco de violencia.

Otro fallo tremendo son los baratos efectos especiales. Ya que tienes un guión malo y que no ha costado mucho dinero, por lo menos gástate lo ahorrado en buenos efectos ya que estamos hablando de un film de ciencia ficción.

La historia de esta tercera entrega no tiene ningún misterio. Unos mercenario lo quieren matar. Bufff, peliculón. Empieza mal, sigue mal y acaba fatal. Un final aburrido y rápido, en el que no han invertido casi horas.

Las interpretaciones son malas en general, y en particular peores. Vin Diesel hace de cani que ve en la oscuridad. Pues vale. Y Jordi Mollà repite una y otra vez en el mismo papel de malo de película. El resto son peores aún. El que mejor lo hace es el perro-cebra que, por cierto, es super falso.

Y esperad que esto no ha terminado. Ha quedado el final abierto para nuevas secuelas.

Valoración (sobre 10): 3

J. Justo Moncho

ha escrito 269 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: