El Exorcista


Título original: The Exorcist
Año: 1973
Duración: 121 min.
Año:  Estados Unidos
Director: William Friedkin
Guión: William Peter Blatty (Novela: William Peter Blatty)
Música: Jack Nitzsche
Fotografía: Owen Roizman
Reparto: Linda Blair, Max von Sydow, Ellen Burstyn, Jason Miller, Lee J. Cobb, Kitty Winn,Jack MacGowran, Arthur Storch, Barton Heyman, Gina Petrushka
Productora: Warner Bros. Pictures
Género: Terror | Posesiones/Exorcismos. Religión. Sobrenatural. Película de culto


Sinopsis: Adaptación de la novela de William Peter Blatty. Inspirada en un exorcismo real ocurrido en Washington en 1949. Regan, una niña de doce años, es víctima de fenómenos paranormales como la levitación o la manifestación de una fuerza sobrehumana. Su madre, aterrorizada, tras someter a su hija a múltiples análisis médicos que no ofrecen ningún resultado, acude a un sacerdote con estudios de psiquiatría. Éste está convencido de que el mal no es físico sino espiritual, es decir, que la niña es víctima de una posesión diabólica. Por eso, con la ayuda de otro sacerdote, decide practicar un exorcismo. Seguramente la película de terror más popular de todos los tiempos. (FILMAFFINITY)


Crítica por Alberto Martínez

Hablar de ‘El Exorcista’ es hablar de posesiones demoníacas, exorcismos y de las guarradas que suelta el diablo por la boca. Es hablar de una de las películas que marcó una época en el género de terror y que, a día de hoy, sigue asustando a base de bien.

La película nos ofrece algo que la mayoría de los films de terror carecen: el crescendo que va sufriendo a medida que pasan los minutos. Una madre preocupada por la enfermedad de su hija, y posteriormente, desesperada porque ve que ningún médico puede sanarla y tiene que aceptar que sufre una posesión infernal.

Lo bueno del film es que no se dedica a dar sustos sin ton ni son, si no que va más allá y ofrece un guión perfectamente estructurado, con una primera parte de la película que nos presenta a la familia y poco a poco la posesión, y una segunda, donde se ve la posesión propiamente dicha.

Las interpretaciones son bastante buenas, sobre todo la de la niña Linda Blair. El maquillaje es excepcional y recrea con bastante credibilidad y siniestralidad la posesión.

Una obra maestra sin dudas, en el que la banda sonora y los decorados son portentosos dando al film un aire de terror increíble con el “Tubular Bells” de Mike Olfield.

Además, nos regaló una de las escenas más famosas del cine: la bajada de la escalera con el cuerpo al revés y el giro de 360 grados de la cabeza de la niña. Para los años 70, eso fue espectacular y muy innovador.

Disfrútala, si puedes claro.

Valoración (sobre 10): 8

Alberto Martínez

ha escrito 24 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: