La joven del agua


Título original: Lady in the Water
Año: 2006
Duración: 110 min.
País:  Estados Unidos
Director: M. Night Shyamalan
Guión: M. Night Shyamalan
Música: James Newton Howard
Fotografía: Christopher Doyle
Reparto: Paul Giamatti, Bryce Dallas Howard, Freddy Rodriguez, Jeffrey Wright, Mary Beth Hurt, Bob Balaban, Sarita Choudhury, Bill Irwin, M. Night Shyamalan
Productora: Warner Bros. Pictures / Legendary Pictures / Blinding Edge Pictures
Género: Fantástico. Intriga | Sobrenatural. Cuentos
Web Oficial: http://ladyinthewatermovie.com/


Sinopsis

Cleveland Heep (Paul Giamatti), el encargado de un bloque de apartamentos, descubre una tarde a una ninfa (Bryce Dallas Howard) en la piscina de la urbanización. (FILMAFFINITY)


Crítica por Gabriel Martínez

Cuando M. Night Syamalan surgió de entre las grandes promesas de Hollywood allá por el año 1999, con la alabada, y por otra parte algo sobrevalorada, “El Sexto Sentido” nadie podía imaginar que su obra caería en picado desde ya su siguiente película, “El protegido”, tan sólo un año después. Y es que el cineasta hindú ha parecido siempre estar más concentrado en dar giros inesperados en los argumentos de sus películas que en hacer cine.

“La joven del agua” trata de una ninfa que aparece en la piscina de un bloque de apartamentos. La película se nos presenta así como un cuento de hadas adulto que pretende hacernos pensar, reír, llorar, entretener e, incluso, pasar algo de miedo, y todo ello en un mismo pack y al mismo precio. Y es éste el principal error de la película: en ocasiones los refranes tienen razón, y el Sr. Shyamalan no conoce el de “quien mucho abarca, poco aprieta” o tiene una visión de él mismo como cineasta demasiado buena. Porque al pretender hacer algo así, no es de extrañar que los géneros acaben por confundirse, y confundirnos, encontrándonos durante el metraje con escenas dramáticas que dan risa, escenas cómicas que hacen llorar, y escenas de presunto terror que rozan el ridículo. Abro paréntesis; esa estúpida manía de este director, repetida en varias de sus películas, que es capaz de conseguir cierta atmósfera inquietante y cae de bruces y sin red en cuanto aparece el primer “monstruo”, quitándole toda la seriedad que pudiese tener; cierro paréntesis.

También, por supuesto, hay hueco para la fantasía, pero el director se olvida de que no todo vale, y que dentro de cualquier imaginativa, por muy absurda que sea, tiene que existir una lógica: no se puede plantear una historia donde los perros son verdes y de repente aparezca uno azul, por poner un ejemplo.

Un guión lleno de lagunas en el que ninguno de los personajes se sorprende ni pregunta nada, todo pasa porque sí, y donde la mayoría de ellos sobra, están de relleno o para cubrir esas escenas de dudoso humor. Del reparto sólo se salva Paul Giamatti, de suerte el protagonista, que pese a presentar pasajes que producen vergüenza ajena, es el único que encaja en esta historia. En cuanto a Bryce Dallas Howard, tan sosa como su padre (Ron Howard, director de “Apolo XIII” o “Una mente maravillosa”) cuando actuaba, nos deleita con una interpretación digna de estatua de cera: una ninfa que se pasa más de la mitad del film atontada, que no asustada, fuera del agua y que, llegado un punto, se convierte casi en una heroína de acción.

Puede que esta historia contada a niños pequeños para irse a dormir, como el propio Shyamalan afirma haber hecho con sus hijos, esté muy bien. Pero como película puede que esté muy bien para que los hijos de Shyamalan se vayan a dormir.

Valoración (sobre 10): 2

Gabriel Martínez Ruibal

Gabriel Martínez ha escrito 143 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: