El Gran Hotel Budapest


Título original: The Grand Budapest Hotel
Año: 2014
Duración: 99 min.
País:  Estados Unidos
Director: Wes Anderson
Guión: Wes Anderson (Historia: Wes Anderson, Hugo Guinness)
Música: Alexandre Desplat
Fotografía: Robert D. Yeoman
Reparto: Ralph Fiennes, Tony Revolori, Saoirse Ronan, Edward Norton, Jeff Goldblum,Willem Dafoe, Jude Law, F. Murray Abraham, Adrien Brody, Tilda Swinton, Harvey Keitel, Mathieu Amalric, Jason Schwartzman, Tom Wilkinson, Larry Pine, Bill Murray,Owen Wilson, Léa Seydoux, Giselda Volodi, Bob Balaban, Florian Lukas, Karl Markovics, Volker Michalowski, Fisher Stevens, Wallace Wolodarsky, Waris Ahluwalia
Productora: FoxSearchlight / Scott Rudin Productions / American Paintbrush
Género: Comedia | Años 30. Años 60
Web Oficial: http://www.grandbudapesthotel.com/


Sinopsis

Gustave H. (Ralph Fiennes), un legendario conserje de un famoso hotel europeo de entreguerras, entabla amistad con Zero Moustafa (Tony Revolori), un joven empleado al que convierte en su protegido. La historia trata sobre el robo y la recuperación de una pintura renacentista de valor incalculable y sobre la batalla que enfrenta a los miembros de una familia por una inmensa fortuna. Como telón de fondo, los levantamientos que transformaron Europa durante la primera mitad del siglo XX. (FILMAFFINITY)

 


Crítica por J. Justo Moncho

A estas alturas no hace falta que os diga que considero a Wes Anderson como uno de los mejores directores de la actualidad. Tiene una filmografía que muchos envidiarían, destacandoAcademia Rushmore, Life Aquatic y Fantástico Sr. Fox, aunque eso no quiere decir que el resto sean malas (bueno, Viaje a Darjeeling lo es un poco). Moonrise Kingdom, estrenada en 2012, fue gracias a la cual descubrí a este “cuenta-cuentos” y jamás me arrepentiré.

Sí, como observáis tengo a Anderson en un pedestal, eso me asustaba a la hora de ver El Gran Hotel Budapest, porque las expectativas las tenía altísimas.

Estamos ante una película cuya trama sucede en 4 épocas distintas, en la que en cada cual se narra lo sucedido en la anterior, pero el argumento principal transcurre durante una guerra ficticia, referencia clara a la Segunda Guerra Mundial. Zero Moustafa empieza a trabajar como lobby boy en el hotel a las ordenes de Gustave H., un conserje al que le encanta coquetear, y lo que no es coquetear, con adineradas clientas ancianas. Cuando una de ellas es víctima de un misterioso asesinato Gustave hereda un valioso cuadro, lo que provoca la ira de los familiares de la difunta comenzando así una divertida huida por parte de los trabajadores del Budapest.

Pues bien, como ya he dicho hay varias películas en la filmografía de Anderson que considero obras de arte, pero ninguna como El Gran Hotel Budapest. Esta es sin duda la mejor película que ha hecho nunca, lo que demuestra que el director sigue creciendo a cada proyecto y podría llegar a estar entre los legendarios de Hollywood. Lo que diferencia a este film del resto es que la historia es más propia del cine de suspense de Hitchcock o novelas de misterio como las de Agatha Christie, pero con el humor deadpan(traducido como “rostro plano”) que caracteriza a Wes Anderson. Eso sí, se dan situaciones de humor negro, al cual no nos tiene acostumbrados, muy divertidas.

Cuenta, al igual que en muchos de sus proyectos, con un extenso reparto repleto de estrellas y absolutamente todas hacen una actuación impecable, destacando Willem Dafoe y Ralph Fiennes. A Dafoe, como en muchas de sus películas, le toca el papel de macarra, pero un macarra que a pesar de dar miedo provoca situaciones muy divertidas para el espectador. Fiennes, sencillamente, está increíble. El actor interpreta situaciones cómicas, dramáticas, alegres, entrañables… Lo hace todo en esta película. Muchos actores tienen que dar la sorpresa este año para quitarle un puesto a Fiennes entre los nominados a los Oscar por su interpretación en El Gran Hotel Budapest. Por lo que llevamos visto este año, sin duda, se merece la nominación.

Ya he dicho que lo que la diferencia es la trama, pues el apartado visual es el mismo al que nos tiene acostumbrados: colores vivos, planos perfectamente centrados, giros y desplazamientos laterales de cámara que convierten la película en un teatro. El perfecto mundo de cuento que sólo consigue crear Wes Anderson.

La música más de lo mismo, la batuta la vuelve a coger Alexandre Desplat, con el cual ya había trabajado en Fantástico Sr. Fox y Moonrise Kingdom.Redobles de tambores, coros, música alegre y energética… Desplat ya había demostrado que era la persona perfecta para encargarse de las bandas sonoras de Anderson. Puede que no esté a la altura de la música de su película anterior, pero le queda poco. Destaca la obra elegida para los títulos de crédito, a la cual acompaña una divertida animación de un bailarín ruso.

El Gran Hotel Budapest ha superado todas mis expectativas puestas con creces. Aprovechad La Fiesta del Cine para ir a disfrutar de ella, pues tardaremos en ver una comedia tan desternillante en nuestras pantallas.

Valoración (sobre 10): 9

J. Justo Moncho

ha escrito 280 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: