Perdida


Título original: Gone girl
Año: 2014
Duración: 149 min.
País:  Estados Unidos
Director: David Fincher
Guión: Gillian Flynn (Libro: Gillian Flynn)
Música: Trent Reznor, Atticus Ross
Fotografía: Jeff Cronenweth
Reparto: Ben Affleck, Rosamund Pike, Neil Patrick Harris, Tyler Perry, Kim Dickens, Patrick Fugit, Carrie Coon, Missi Pyle, Kathleen Rose Perkins, Scoot McNairy, Sela Ward, Emily Ratajkowski, Lee Norris, Casey Wilson, Lyn Quinn, Lola Kirke, David Clennon, Lola Kirke
Productora: 20th Century Fox / New Regency
Género: Intriga. Thriller | Secuestros / Desapariciones
Web oficial: http://www.perdidalapelicula.es


Sinopsis

El día de su quinto aniversario de boda, Nick Dunne (Ben Affleck) informa que su esposa Amy (Rosamund Pike) ha desaparecido misteriosamente. Pero pronto la presión policial y mediática hace que el retrato de felicidad doméstica que ofrece Nick empiece a tambalearse. Además, su extraña conducta lo convierte en sospechoso, y todo el mundo comienza a preguntase si Nick mató a su esposa… Adaptación del best-seller “Perdida”, de Gillian Flynn. (FILMAFFINITY)


Crítica por Gabriel Martínez

Basada en el best seller homónimo de Gillian Flynn, encargada también de la adaptación, David Fincher dirige este retorcido thriller en el que la desaparición de la mujer de un matrimonio modelo comienza a enturbiar el clásico retrato de familia con perrito.

No conforme con hacer la típica historia de desapariciones y secuestros, Fincher consigue crear la atmósfera apropiada con imágenes impactantes, de esas que quedan bien grabadas en la retina, como buen director de suspense que es, haciendo que no perdamos la atención durante las dos horas y media que dura el metraje. Sin embargo, existen varias incoherencias y detalles que hacen que el resultado no sea tan brillante como se esperaba y decaiga, perdiendo credibilidad, cada cuarto de hora.

Gracias a la pretensión de lo comercial, se cuelan en la historia varios chistes y diálogos metidos a calzador que no aportan nada sino restar seriedad, más propios de una comedia romántica en la que sólo falta que aparezca Sandra Bullock (y Ben Affleck). La música, ese elemento que debería estar ahí casi sin que se perciba, molesta en la mayoría de las ocasiones, recreando una tensión inexistente o utilizada inútilmente cuando un silencio es más eficaz. Además, la frialdad de los personajes principales no es creíble, sino ridícula y hace que sus acciones sean previsibles.

En cuanto al reparto, Ben Affleck consigue parecer un actor, aunque sospecho que sea más por culpa de Fincher que de él. Rosamundo Pike tiene su punto, pero no sabe imitar a Rebecca DeMornay. El pobre Neil Patrick Harris no sabe dónde está. Sólo destaca, pese a su breve papel, Kim Dickens.

Un film que, lejos de ser malo, no termina de cuajar, y que de haber estado dirigido por manos inexpertas no habría salido de la parrilla de domingo de Antena 3 a las cuatro de la tarde. Pese a ello, la sensación final es que autores que han moldeado un sello personal, como demuestran El Club de la Lucha, Seven o, incluso, La habitación del pánico, no deberían dejarse llevar por lo que marca el mercado, una especie de efecto Benjamin Button, que no es otra cosa que un paso hacia atrás.

Valoración (sobre 10): 4

Gabriel Martínez Ruibal

Gabriel Martínez ha escrito 143 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: