Escobar: Paraíso perdido


Título original: Escobar: Paradise Lost
Año: 2014
Duración: 120 min.
País:  Francia
Director: Andrea Di Stefano
Guión: Andrea Di Stefano
Música: Max Richter
Fotografía: Luis David Sansans
Reparto: Josh Hutcherson, Benicio Del Toro, Brady Corbet, Claudia Traisac, Carlos Bardem,Ana Girardot, Laura Londoño
Productora: Coproducción Francia-España-Bélgica; Alta Films / Chapter 2 / Nexus Factory / Pathé / Roxbury Pictures
Género: Thriller. Romance | Biográfico. Drogas. Mafia


Sinopsis Nick, un joven surfista, cree que todos sus sueños se han hecho realidad cuando va a Colombia a visitar a su hermano. En un ambiente idílico de lagunas azules y blancas playas, Nick se enamora perdidamente de la bella María. Todo parece perfecto hasta que Nick conoce al tío de la joven, un tal Pablo Escobar. (FILMAFFINITY)


 La figura e historia de Pablo Escobar, uno de los mayores traficantes de cocaína de la historia de Colombia, es algo suculento para las productoras de cine. O debería serlo. Un villano y héroe, odiado por unos y amado por otros, es un gran incentivo para arriesgarse y llevar a la gran pantalla un biopic sobre esta persona. Lo extraño es que nunca nadie haya apostado a lo grande por esta historia hasta ahora.

Medellín Escobar: Paraíso perdido, ha sido un intento frustrado de llevar a cabo una buena idea. Tiene algo, pero también le falta algo. La línea argumental no ha sido acertada, pese a que el punto de vista del imperio Escobar desde un tercero ha sido una propuesta interesante, el problema es que la historia de ese tercero ha sido una ñoñería al estilo Hollywood.

 El protagonista de la historia es Pablo Escobar, pero el de la película es Nick, un tímido surfero que junto a su hermano, ambos canadienses, decide irse a vivir a Colombia para dar clases de surf. En el pueblo conoce a una chica y blablabla… Un argumento bastante horrible y de quinceañeras. Encima la actuación de Josh Hutcherson no ayuda a disfrutarla.

Para introducir la película juega con un flashforward inicial que te presenta lo que ocurrirá a mitad de película. Algo totalmente prescindible como la mayoría de veces que se utiliza este recurso en los inicios de las películas, una moda que está durando demasiado. No aporta nada esta escena a parte de para hacer más borrosa la línea temporal, otro de los grandes fallos. Cuesta saber el tiempo que pasa desde un suceso a otro, y este cacao conlleva a que los planos personajes sigan siendo unos desconocidos para el espectador al final de la película. No empatizas en ningún momento.

 No obstante, la buena interpretación de Benicio Del Toro (tampoco impresionante, sino en su línea), más alabada por la crítica que la de Vincent Chase en el mismo papel, salvan la película de la quema y la convierten en un buen entretenimiento, cuyos paisajes y banda sonora, ésta en ocasiones usada de forma abusiva, harán disfrutar al espectador una tarde que no haya nada más que ver.

Eso sí, la duración es excesiva para el guión que tiene. Y a esto hay que añadirle un flashback final, o guiño católico (según como lo quieras ver), horrible e innecesario.

Pero bueno, vedla. Sale Carlos Bardem haciendo de sudamericano malote, algo jamás visto anteriormente.

Valoración (sobre 10): 5

J. Justo Moncho

ha escrito 252 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: