St. Vincent


Título original: St. Vincent
Año: 2014
Duración: 103 min.
País:  Estados Unidos
Director: Theodore Melfi
Guión: Theodore Melfi
Música: Theodore Shapiro
Fotografía: John Lindley
Reparto: Bill Murray, Melissa McCarthy, Naomi Watts, Jaeden Lieberher, Chris O’Dowd,Terrence Howard, Selenis Leyva, Katharina Damm, Nate Corddry, Scott Adsit,Kimberly Quinn, Lenny Venito, Greta Lee, Alyssa Ruland, Parker Fong, Dario Barosso
Productora: The Weinstein Company / Chernin Entertainment / Crescendo Productions
Género: Comedia. Drama | Cine independiente USA
Web oficial: http://stvincentfilm.com/


Sinopsis
Maggie (Melissa McCarthy) es una madre separada que se muda a Brooklyn con su hijo de 12 años, Oliver (Jaeden Lieberher). Al tener que trabajar muchas horas, no le queda más opción que dejar a Oliver al cargo de su nuevo vecino, Vincent (Bill Murray), un jubilado cascarrabias aficionado al alcohol y a las apuestas. Pronto, una peculiar amistad florece entre ellos. Junto a una stripper embarazada llamada Daka (Naomi Watts), Vincent conduce al chico por todas las paradas que conforman su rutina diaria: las carreras de caballos, el club de striptease, y su bar habitual. Pero mientras Vincent cree que ayuda a Oliver a hacerse un hombre, éste comienza a ver en el viejo gruñón algo que nadie más ve: un hombre incomprendido de buen corazón. (FILMAFFINITY)


Bill Murray es uno de los actores cómicos más queridos y  fieles a su propio estilo. Si bien es verdad que sus papeles suelen ser todos muy parecidos, las diferentes tramas a las que se ha enfrentado (desde la oscuramente entrañable Ed Wood a la colorida llena de humor negro Life Aquatic) puede provocar que desentone, pero siempre consigue normalizar la situación y adoptar su personaje a infinitas situaciones, cosa que también podemos apreciar en los personajes interpretados por Woody Allen. Con su rostro serio en situaciones cómicas consigue esa originalidad inimitable que deben envidiar comicuchos como Jim Carrey (al cual respeto en sus papeles más maduros), Ben Stiller, Adam Sandler, Will Ferell, Seth Rogen, y miles más que la industria de Hollywood ha creado para hacer continuamente los mismo personajes que ya de un principio no funcionan para el público inconformista.

St. Vincent es una película para que Murray se luzca, y lo consigue interpretando a un hombre que recuerda mucho, demasiado para ser coincidencia, al Henry Chinaski de las novelas de Bukowski. Vincent es un cascarrabias aficionado a la bebida y las carreras de caballos que acepta, extrañamente con mucha facilidad, cuidar del hijo de su vecina. Este descubrirá el enorme corazón que oculta bajo su fachada de gruñón.

Vale, sí, la trama no suena a nada del otro mundo. Es la típica historia de adulto que cambia su persona a mejor con la ayuda de un niño. El argumento es muy sencillo y, aun así, decisiones como que el personaje interpretado por Naomi Wats tenga que ser procedente de Europa del este (algo innecesario e incluso racista), la historia entre el niño y el matón de su clase o la totalmente prescindible trama relacionada con el personaje de Terrence Howard convierten el argumento en algo muy pobre cuando podría haber sido pobre a secas.

Pese a ello, la perfecta actuación de Murray hace que el espectador disfrute cada minuto en el que aparece en pantalla, viendo como evoluciona su personaje entre momentos cómicos y emotivos. Sin duda, si no fuera por él la cinta podría considerarse un telefilm, pero la hace crecer mucho.

Nota (sobre 10): 6

J. Justo Moncho

ha escrito 250 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: