Guía de introducción al cine de Takashi Miike

 


  ¿Qué hace tan especial a este director japonés para merecer una guía propia? La respuesta es muy simple: pluralismo temático. Y es así, la filmografía del considerado “Tarantino japonés”, etiqueta comparativa que se usa en abundancia y muy a la ligera, está repleta de películas muy diferentes entre sí, abarcando todo tipo de géneros y temas. Lo cierto es que el argumento yakuza destaca sobre el resto, pero está tratado con distintos, y curiosos, enfoques en cada uno de estos largos, desde el punto de vista de la ciencia ficción hasta la comedia, pasando por el obvio drama y la acción.

Miike estudió en la escuela de cine desde joven, pues decidió abandonar su hogar familiar y alejarse de un mundo donde la mayoría de sus amigos habían acabado ingresando en las filas de la mafia japonesa. Tras un periodo trabajando en la televisión se convirtió en lo que es hoy en día, un director versátil e inquieto que disfruta con su trabajo.

Inquieto, sí. Ha dirigido aproximadamente unas 90 películas con tan solo 54 años. Prácticamente no descansa entre proyecto y proyecto, por lo que algunos años alcanza a dirigir incluso 8 largometrajes sin pausa. Esto conlleva a que algunos de sus films sean de menor calidad que otros. Podemos encontrar productos con efectos digitales cuestionables que tienen como fin su lanzamiento directo a dvd y superproducciones con dinero y grandes actores y efectos especiales.

Rainy Dog (Takashi Miike, 1997)

Respasemos, pues, sus películas más llamativas y que todo amante del cine debería ver.

1- 13 asesinos


 

Esta película de samuráis que bebe mucho del cine de Kurosawa es un buen ejemplo de su buen resultado a la hora de realizar superproducciones. Es una película con pasta y enfoque internacional pero con los elementos Miike muy presentes, incluso la “ida de olla” tan común en su cine al final de varias de sus películas, donde introduce situaciones absurdas y sin sentido ni motivación por explicarlas.

Es una de sus obras más comerciales y aptas para todo tipo de audiencia, repleta de humor y sobretodo acción. No tiene desperdicio ninguno, en especial la increíble batalla final de ¡¡MEDIA HORA DE DURACIÓN!!

2- El hombre de blanco


 

Thriller yakuza impecable con personaje muy bien construidos y presentados. Pero no solo eso, sino que además narra la relación entre dos personajes a priori enemigos, dejando ver poco a poco más allá de la primera apariencia de rivalidad gracias a la buena estructura del film a base de flashbacks y grandes diálogos.

PODÉIS LEER LA CRÍTICA COMPLETA DE ESTA PELÍCULA AQUÍ.

3- The bird people in China


 

Divertida comedia, al principio muy roadtrip,  con mucha crítica oculta hacia la sobre-urbanización. Cuenta la historia del viaje de un hombre de negocios muy correcto con un inesperado compañero, un yakuza. Juntos van en busca de un pueblo del que se narran historias sobre hombres que han aprendido a volar, y pronto se enamoran de los paisajes y vecinos de la zona. Una gozada de película que puede alegrar el día a cualquiera.

4- Ichi the killer


 

Basada en un popular manga, Miike realiza una de sus películas con mayor calidad, además de más gore. Personalmente, opino que se abusa de los elementos sádicos los cuales no son necesarios en una película que combina acción y humor. No obstante, eso no impide ver el genial guión que tiene detrás esta película. Además, el hecho de poseer uno de los mejores villanos del cine de los últimos 20 años la convierten en una obligada para cualquier cinéfilo.

5- Hara-kiri: Muerte de un samurai


 

Remake del clásico de Kobayashi pero enfocado desde otro punto de vista. Como la original, la película básicamente es un diálogo entre sumarais que se fortalece con los flashbacks tan numerosos como necesarios. Lo que las diferencia es que las historias narradas en esta película se centran en otros puntos que descuida la original, por lo que ambas se complementan entre sí. Sin duda, uno de esos extraños casos, como el de Old Boy de Spike Lee, en los que es imposible odiar el remake por el respeto que tiene a la cinta original.

6- Crows Zero


 

Quizá ésta esté dirigida a un público más juvenil pero que sin duda yo disfruté mucho. Destaca por su fotografía cuidada y banda sonora, así como por sus coreografías de artes marciales, pues pocas películas de Miike se pueden considerar “de artes marciales”. El director consigue hacerte empatizar con todos y cada uno de los personajes que aparecen, los cuales no son pocos, lo que provoca que te enganches a la historia y decidas buscar como loco la también brillante segunda parte.

7- Sun Scarred


 

Dramática historia con mucho suspense y mucha intriga. Te muestra cómo un hombre con una vida normal puede ver todo lo que le rodea destrozado y mancillado, desbaratando así su monotonía y seguridad que destacaba en su día a día. Dura también por el argumento, pero con un genial guión y exquisita fotografía.

8- Dead or alive


 

DoA es una genial trilogía en la cual cada película tiene más bien poco que ver con las otras dos. La primera de ellas es una obra con todos los elementos del mejor cine yakuza y con una historia impecable para convertirse en un clásico, además de tener una de las mejores introducciones de su filmografía, pero la “ida de olla” final resta seriedad a lo anterior visto. No obstante, a mí personalmente esa “ida de olla” me encanta. La segunda es un drama lleno de recuerdos de la infancia con toques de comedia y muy entretenida. La tercera es la “ida de olla” en estado puro, mezclando la ciencia ficción con el cine de yakuza. Te ríes.

9- La felicidad de los Katakuri


 

¿Creéis aún que no ha tocado Miike todos los géneros? Este es su divertido musical sobre una familia que se enfrenta a varias situaciones desafortunadas que les obligan a enterrar unos cuantos cadáveres, algo que la acerca además a la comedia de terror. Es desternillante sin duda y en ella Miike da rienda suelta a su originalidad introduciendo varias escenas de animación con stop motion. 

10- Ace Attorney


 

Basada en un videojuego que no he tenido la suerte de probar, esta película, con muchos elementos de anime, muestra un thriller criminal al más puro estilo de las novelas negras detectivescas, solo que con elementos de ciencia ficción abundantes y argumento futurista. También es esta una película con mucho dinero, y aunque no es de sus mejores trabajos, sin duda es muy disfrutable y entretenida.

11- Sukiyaki Western Django


 

Al igual que la de Tarantino, es un remake muy libre, esta puede ser considerada incluso precuela, del clásico del western Django. Mezcla los paisajes y las caracterizaciones propias del cine de vaqueros con elementos más propios del de samuráis, y además cuenta con la presencia en el reparto del propio Quentin Tarantino. ¿Fue en este rodaje donde le vino la inspiración para su última obra? No lo sé, pero lo que sí sé es que debéis ver esta película si queréis apreciar lo que sería Miike en el lejano oeste.

12- Zebraman


La filmografía de Miike no es muy normal, es cierto, pero sin duda su película más friki es esta. La historia de un superhéroe muy serie B con efectos especiales dignos de cualquier versión de la serie Power Rangers. No obstante, tiene un algo que hace cogerle cariño, quizá sea porque me chifla este género barato y alocado, por lo que recomiendo que la veáis y opinéis.

¿Conoces alguna que merezca estar en esta lista? Cuéntanoslo en los comentarios.

 

 

J. Justo Moncho

ha escrito 250 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: