Guía de introducción al cine de vampiros


 Probablemente, el vampiro es el sujeto más importante y común de la historia del cine de terror. Si bien es verdad que nuestras carteleras últimamente se llenan de más y más oleadas de zombis, los chupa-sangre no fallan ningún año, y por eso esta semana les vamos a rendir un homenaje a estos pálidos personajes.

Esta entidad nace en Europa durante la Edad Media con la misma función que todas las mitologías, intentar explicar algo que con la arcaica ciencia es imposible. Tras las continuas epidemias de enfermedades que asolaron Europa, la búsqueda de una explicación llevó a la creación de leyendas sobre terroríficos no-muertos que se alimentaban de sangre.

El Drácula del recientemente fallecido Christopher Lee

Casi desde la creación del cine se adaptaron historias sobre estos seres y jamás pasaron de moda, lo que nos llevó a “disfrutar” de todo tipo de vampiros, desde los típicos terroríficos, encabezados por Drácula, hasta otros más ñoños o superheróicos.

Queremos hoy mostraros dos listas: una de los que consideramos mejores o más originales y curiosos vampiros (enfocando lo máximo posible al cine y TV más actual) y otra lista con las versiones menos acertadas.

Grandes versiones:


Nosferatu (“Nosferatu”, F.W. Murnau, 1922)

Uno de los primeros y más terroríficos vampiros, el cual sirvió sin duda alguna de inspiración para las siguientes cuantiosas adaptaciones de Drácula. Está considerada por muchos como la mejor película de terror del cine mudo y el personaje protagonista homónimo fue llevado a la gran pantalla en dos ocasiones más, siendo la última en 1988 en el film italiano “Nosferatu, príncipe de las tinieblas”.

Drácula (“Drácula de Bram Stoker”, Francis Ford Coppola, 1992)

Coppola consiguió llevar al cine, después de muchísimos intentos de la industria, al mejor Drácula hecho jamás. Y no me tiembla el pulso al asegurarlo pues, además de ser la mejor adaptación de la novela de Bram Stoker, Gary Oldman hace una de sus interpretaciones más brillantes logrando que temas y empatices con este terrorífico conde.

Claudia (“Entrevista con el vampiro”, Neil Jordan, 1994)

Tras la apariencia dulce e inocente de una jovencísima Kirsten Dunst se esconde una auténtica máquina de matar la cual Brad Pitt sufrirá en su intento por controlarla. Esta obra que muchos consideran de culto está llena de carismáticos vampiros, pero yo me quedo con Claudia sin duda porque me parece la adaptación más salvaje y fiel a lo que tenemos todos en la imaginación de lo que debe ser un vampiro.

Santanico Pandemónium (“Abierto hasta el amanecer”, Robert Rodríguez, 1995)

Realmente no es más que un cameo, pues el papel de la sensual Salma Hayek se reduce a un baile ligera de ropa ante George Clooney y Tarantino. No obstante, su aparición da lugar a la segunda mitad de esta genial película que mezcla dos tramas completamente opuestas, y por lo que representa me parece lo más icónico del film. Espero que cuando la vierais no supierais de qué iba, pues la sorpresa es impactante.

Myotismon o Vamdemon (“Digimon Adventure”, 1999)

El único personaje perteneciente a la televisión en la lista, y puede que una elección muy impactante para muchos, pero todo los que vivimos esta serie de jóvenes lo recordaremos con cierto pavor. Estamos ante un digimon con aspecto de vampiro que consiguió llegar al mundo real con el fin de matar a un niño elegido. ¿No pensáis que merece estar en la lista?

Adam (“Sólo los amantes sobreviven”, Jim Jarmusch, 2013)

Aunque en la primera entrega de Thor se desaprovechó todo su talento, en Los Vengadores Tom Hiddleston demostró que era un gran actor y que podía dar miedo cuando el papel lo requería. Por ello Jarmusch seguramente lo eligiera para interpretar a este moderno y humano vampiro en una película donde se tratan las relaciones entre no-muertos y entre estos y los seres humanos. Muy recomendada (podéis leer la crítica completa aquí).

Cuestionables versiones:


Vampira (“Plan 9 del espacio exterior”, Ed Wood, 1959)

Pese a que este producto de Serie B esté considerada la peor película de la historia del cine, cosa que no comparto en absoluto ya que a mí me parece gracioseta, hay ciertos aspectos negativos que destacan sobre el resto, y uno de ellos es el personaje y la interpretación de Vampira.

Edward Cullen (“Crepúsculo”, Catherine Hardwicke, 2008)

Era obligado incluir en la lista a un vampiro que va al instituto, diurno, sin colmillos y que brilla cuando le pega el sol. Una persona que invierte su inmortalidad en perfeccionar su peinado en lugar de en usar sus cualidades vampirescas no merece mis respetos, por eso lo pongo en la lista de versiones cuestionables (porque “peores versiones” sonaba demasiado mal).

Drácula (“Van Helsing”, Stephen Sommers, 2004)

Drácula se ha llevado a la pantalla miles de veces, como hemos visto antes, y era inevitable que hubieran adaptaciones peores que otras. Esta película en sí es mala, y además trata sin respeto al personaje de Bram Stoker y encima la interpretación de Richard Roxburgh no ayuda en nada.

Drácula (“Blade Trinity”, David S. Goyer, 2004)

Otra pésima adaptación del Conde más terrorífico. Esta vez se lo convierten en un metrosexual que debe enfrentarse a Ryan Reynolds. Poco impresionante para merecer ese nombre.

Drácula (“Drácula, la leyenda jamás contada”, Gary Shore, 2014)

La última adaptación de Drácula pretende darle un toque superheróico muy influenciado por el éxito del universo de Marvel, como es palpable. Luke Evans no me parece un mal actor, pero aquí debe interpretar a un vampiro con superpoderes que apenas muerde a la gente. ¡Y con razón! ¡¿Para qué va a ensuciarse teniendo poderes?!

Brácula (“Brácula: Condemor II”, Álvaro Sáenz de Heredia, 1997)

Bueno… hay Dráculas malos y luego está esto. Si bien es verdad que a priori no debería estar en la lista porque no es realmente un vampiro, lo quieren mostrar en la película como una parodia de  Drácula. Así que directo a la lista y con deshonor.

Cuéntanos, ¿cuáles son tus vampiros favoritos y cuáles los más odiados?

 

J. Justo Moncho

ha escrito 285 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: