Guía de introducción al cine de Guy Ritchie


Hoy queremos hablar de este director británico con una filmografía casi impecable y cuyas películas tienen tanta personalidad que podrías saber que le pertenecen incluso con los ojos cerrados. Esto no es tontería, ya que el cine de Ritchie tiene una serie de elementos que lo hacen único y se repite en cada una de sus obras, como puede ser el caso de las bandas sonoras que acompañan sus films.

Además de la característica música, normalmente instrumentales de grupos británicos (como Oasis) o ritmos irlandeses, sus tramas son únicas, las cuales enredan al espectador entre numerosas historias a priori independientes pero que finalmente las consigue entrelazar con maestría, apoyado siempre por geniales montajes dinámicos y adrenalínicos, al igual que sus movimientos de cámara. Esta gran cantidad de tramas conllevan gran cantidad de personajes lo cuales consigue hacer que el espectador empatice con ellos desde el minuto 1 gracias a sus bien elaboradas introducciones, o presentaciones, del inicio de sus películas.

Ritchie y Pitt en el rodaje de Snatch

Con él han trabajado importantes actores como Tom Hardy, Brad Pitt, Benicio del Toro, Gerard Butler, Robert Downey Jr. o Jude Law, pero sin duda su relación profesional más importante fue la que mantuvo con Jason Statham y Vinnie Jones, este último haciendo prácticamente el mismo papel en ambas apariciones, de matón entrañable. En cambio, el tandem Ritchie-Statham funcionó para mostrar al público de lo que era capaz el actor cuando se dedicaba a eso, a la interpretación, y no era un hombre de acción sin personalidad como lo han convertido ahora. Sinceramente, se echa muy en falta su faceta de actor que la de soltador de guantazos ya aburre.

Sin enrollarme más, hagamos un breve repaso de la característica filmografía de Guy Ritchie:

Lock & Stock


La opera prima de Ritchie, a parte de ser una de sus mejores obras, para muchos la mejor, sirve para introducirnos en su universo de bandas y ladrones de poca monta. En este film, nos presenta a cuatro amigos que tras endeudarse “accidentalmente”, mejor dicho al perder una timba de poker raro, con un poderoso mafioso debe conseguir a cualquier precio el dinero para saldar su deuda, o el padre de uno de ellos perderá su preciado bar, y ellos sus preciados dedos. A su vez el mafioso contrata a dos paletos para conseguir dos escopetas de coleccionista en lo que sería en un principio un plan sencillo.

Desternillante de principio a fin a la par que emocionante e intrigante. Debería estar en las estanterías de toda casa con televisión, pues es una de las mejores películas de los 90.

Snatch: Cerdos y diamantes


Sin duda, la obra que dio a conocer a Guy Ritchie en todo el mundo, al igual que a Jason Statham. Con varias tramas que hemos visto miles de veces en el cine, el director consigue unirlas con maestría para crear un producto totalmente único e irrepetible, con personajes muy bien construidos y necesarios.

Sigue la estética y construcción de Lock & Stock, pero esta destaca porque entre sus filas se encuentra el mejor Brad Pitt haciendo otra de sus interpretaciones más memorables. No puedo hablar mal de esta película, imposible, se trata probablemente de la obra cinematográfica a la que más cariño tengo.

Barridos por la marea


Pero llegó en batacazo, tanto que Ritchie ganó un Razzie en 2005 por esta horrible obra, la película se llevó 4 más. Considerada de las peores comedias románticas de la historia, o de los peores dramas pues no nos queda claro lo que es, esta abominación fue la consecuencia del no saber separar la vida profesional de la personal, pues su relación sentimental con la cantante Madonna le llevó a realizar esta vergüenza e insulto al cine. Protagonizada por Madonna, claro. Haceos un favor y ni la veáis.

Revolver


Tres años después de su mayor fracaso, el director británico intentó levantar cabeza otra vez recurriendo a su seguro: Jason Statham. La película en sí no es mala, y tiene partes sublimes, bien rodadas y con geniales diálogos. No obstante, el intento de convertirla en un thriller psicológico se le fue de las manos, llevandola a una conclusión un tanto forzada y difícil de digerir.

Podéis leer la crítica completa de esta película aquí.

RocknRolla


Esta fue sin duda la película que volvió a poner el nombre del director británico en boca de todos. Es una obra que tiene lo mejor de Snatch pero con un lavado de cara y más acorde con los años en la que se produjo, además de tener diálogos que podrían competir directamente con los de El club de la lucha. No llega al nivel de las dos primeras de Ritchie, pero se aleja de las dos que la precedían. Muy recomendada.

Sherlock Holmes


Pocos entendían muy bien el porqué de la contratación del director experto en thrillers de gangsters panolis y humor negro para producir una nueva adaptación del clásico de Conan Doyle, pero tras la proyección de esta pocos siguieron pensando que fue una mala idea. Ritchie crea un Holmes y Watson más reales y divertidos, consiguiendo hacer una superproducción hollywoodiense totalmente suya, repleta de sus peculiaridades como música, montaje y tramas enredadas. Además, el genial trabajo del renacido Robert Downey Jr facilita mucho una crítica positiva.

Sherlock Holmes: Juego de Sombras


Secuela de la anterior nombrada, la cual no gozó de tan buenas críticas como aquella. Sigue siendo entretenida y muy impresionante en ocasiones, incluso desternillante, pero la historia es demasiado complicada para el espectador medio y el Moriarti que nos trae Ritchie no cuaja del todo. No es un buen antagonista. No obstante, la fotografía es mucho más propia de su cine que la primera entrega, destacando la genial huida por el bosque entre disparos.

Operación U.N.C.L.E.


 bg

Su último trabajo, al igual que Sherlock Holmes, es una obra de estudio, por encargo probablemente, con la intención de convertirse en una taquillera saga. Pierde la esencia de su cine, haciendo que sea una obra muy comercial, pero sigue entreteniendo como solo él sabe hacer. Genial fotografía y ambientación, el problema es que Ritchie se centró en la perfección de las escenas por separado, y no en la perfección de la película en su conjunto.

Podéis leer la crítica completa de esta película aquí.

Futuros proyectos


El verano del año que viene llegará a nuestras pantallas otra nueva obra, en este caso una visión propia del Rey Arturo renovada y seguro más humorística y construida como un thriller, alejándose de las películas anteriores bélicas o de rudo acción que trataban este personaje tan popular de la literatura británica y francesa.

Y eso no es todo, la semana pasada se confirmó un Sherlock Holmes 3. Todavía tenemos Ritchie para tiempo, pero a mí me encantaría volver a verlo haciendo algo de ladrones de poca monta. ¿Qué opináis?

¿Cuál es vuestra película favorita de Guy Ritchie?

 

J. Justo Moncho

ha escrito 286 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: