6 heroínas contra el patriarcado cinematográfico

Vamos a hablar de la historia del cine. ¿Por dónde empezamos? Tiene poco más de un siglo de historia, hay muchos géneros, incluso se realiza sin personas reales, con personajes dibujados. Ya es común incluso la fusión de animaciones e imagen real, gracias al 3D y la captura de movimientos. El género por excelencia desde sus primeros años es la aventura, como en Viaje a la luna de Méliès, protagonizado por un héroe que quiere descubrir los grandes secretos de la humanidad, ayudar a las personas, rescatar a la damisela en apuros.

Mmmm… Aquí falla algo. Realmente es un género repetitivo y muy conservador. Es aquí donde encontramos uno de los grandes problemas de la industria que es necesario erradicar por completo: el machismo cinematográfico.

“Persépolis” (Marjane Satrapi y Vincent Paronnaud, 2007)

¿Por qué siempre tiene que haber un héroe que salve a una damisela en apuros y no una heroína que salve a un hombre o una damisela que se salve a sí misa? Es preciso erradicar esta desigualdad de género que desde pequeños mamamos gracias a, por ejemplo, la formadora de personalidades Disney Pictures. Pongamos el caso de Blancanieves y los siete enanitos, primer largometraje de Disney, o La Bella Durmiente. En ambas obras la protagonista, que ocupa casi la totalidad de la cinta, acaba en coma, o algo parecido, de la forma más ridícula posible. Para salir de esta situación, aparece un príncipe que no ha tenido ni un solo minuto en el resto del metraje para salvarle la vida con un beso.

¿Qué cojones? Las protagonistas son ellas y no se les ocurre a los guionistas que podrían también ser las heroínas.

Esto ha pasado en prácticamente la totalidad de obras de cine, aunque bien es cierto que poco a poco van cambiando las cosas. Hoy quiero hacer un homenaje a esos personajes heróicos femeninos que me gustaría que poblaran la gran pantalla, pero desgraciadamente, y como muestra el hecho de hacer una lista sobre ellos, se quedan en casos anecdóticos:

Mamba Negra – La novia (Kill Bill)


En prácticamente todas las películas de Tarantino existe un personajes femenino con carácter, que no necesita ser rescatado- a excepción de en Django-. Heroínas en mayúscula, como podrían ser Jackie Brown o Zoe y compañía en Death Proof. No obstante, nos quedamos con la protagonista de Kill Bill, anónima para evitar spoilers a despistados, por su carácter y capacidad para sobreponerse a las más duras adversidades. Por ser tratado como un personaje heroico independientemente de su sexo, con una trama que podría haber protagonizado perfectamente un hombre, pero no, Tarantino apostó por Uma Thurman, y no he visto a nadie quejarse.

Mulán


Si bien hemos hablado al principio de los estereotipos femeninos encontrados en las películas Disney, hay que reconocer que en ocasiones han ofrecido protagonistas a la altura de las expectativas de cualquier niña con ganas de depender de ella misma. Mulán es una de esas heroínas por la que incluso deciden apostar por un cambio de roles, teniendo ella que salvar al que en otra película sería el héroe. Lo mejor es que protagoniza una película con un fuerte mensaje feminista, siendo toda ella muy crítica con sociedades oligárquicas donde el hombre ostenta todo el poder.

Ryan Stone (Gravity)


El personaje interpretado por una irreconocible Sandra Bullock en la cinta de Cuarón, muestra un lado distinto a las nombradas hasta ahora. No busca vengar ni rescatar a nadie. Ella lucha por su propia supervivencia. No espera a que vengan a salvarla, sabe en qué situación está y decide actuar. Además, tiene el mérito de cargar sobre su espalda todo el peso de la cinta, siendo ella misma la trama. Siendo la introducción, el nudo y el desenlace personificado. Ella es la película.

Teniente Ellen Ripley (Alien)


Pero el caso anterior no es novedoso, esa personalidad la vimos años antes interpretada por Sigourney Weaver también en un páramo espacial, oscuro y silencioso, rodeado de estrellas. La diferencia, a Ripley le toca luchar contra aliens. Uno a uno van cayendo sus compañeros, tanto masculinos como femeninos, por lo que debe imponerse ella sola a la situación y no esperar a ser la damisela en apuros, pues nadie la rescatará. Ripley es un personaje que cualquier persona, independientemente de si mea de pie o sentada, admira o debería. Una persona que durante cuatro películas ha luchado contra las criaturas más terroríficas creadas hasta la fecha. Sin duda, es uno de mis personajes de acción más admirados.

Imperator Furiosa (Mad Max: Fury Road)


En la película revelación de 2015 encontramos los dos tipos de representación de la mujer en los géneros más adrenalínicos: el acertado y el estereotipadamente desacertado. Antes de verla escuché a gente decir que tenía un fuerte mensaje feminista la cinta, luego me llevé una decepción. Es una obra igualmente machista, solo que consiguen salvarla con el impecable personaje interpretado por Charlize Theron. Furiosa es una heroína de las clásicas, dispuesta a arriesgar su vida para conseguir su libertad y ayudar a la vez a los más desfavorecidos, entre ellos el propio protagonista de la cinta.

El lado oscuro de la película es que los rescatados por Furiosa son damiselas en apuros. Encima, haciendo una representación de la mujer muy vil propia de una sociedad patriarcal. La escena de la manguera cumple todos los requisitos para que cualquier persona decente abandone la sala por ese maltrato a la figura femenina.

No obstante, se agradece un personaje como Imperator Furiosa, solo que hubiéramos preferido que todas fueran un poco más como ella.

Jessica Jones


Es la nueva super-heroína de Marvel que deja en ridículo Super Girls y Viudas Negras. Aquí he hecho un poco de trampa, ésta pertenece a la pequeña pantalla, Netflix, aunque es muy probable que pronto la veamos en el cine. Jessica Jones es una mujer que lo ha pasado mal, ha sufrido más violencia de la que una persona normal puede soportar. Se han aprovechado de ella psicológica y sexualmente, y aun así ha sabido sobreponerse para ayudar a los demás. A cambio de dinero, pues necesita vivir.

Cumple estereotipos, es cierto, pero no femeninos. Para empezar, un estereotipo no debería estar referido jamás a sexo o etnia, pero desgraciadamente así ocurre en occidente. En ella, vemos un reflejo de todos los detectives del noir, del cine negro, de la novela pulp, y nos encanta, pues son géneros de hegemonía masculina. ¿Por qué no puede una mujer experimentar su libertad sexual, ser descuidada, resolver situaciones a mamporros, escupir, ser mal hablada, beber hasta perder la consciencia o sufrir los efectos de una resaca? Jessica Jones, gracias también a la genial Krysten Ritter, nos demuestra que puede malvivir tanto como un hombre, consiguiendo hacerse hueco en un género que parecía reservado para el varón, y probablemente no encontremos en la actualidad un detective mejor construido que Jones.

 

¿A quién añadirías?

J. Justo Moncho

ha escrito 250 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: