El último hombre en la Tierra

Las temporadas pasan y los años con estas. Algunas series se consolidan, unas finalizan y otras tantas se pierden en la neblina del olvido. Nuestro cerebro observa a los protagonistas de aquella serie que empezamos a ver con una extraña sensación de desconfianza por ser un desconocido (obvio) que invade nuestros minutos delante de la pantalla y… ¡un momento!¡está intentando hacerme reír! ¡Cogerme de la mano y contarme su historia es una cosa pero intentar sustituir a Michael Scott es otra totalmente diferente! ¿Con esto qué quiero decir? Supongo que el resumen de toda esta verborrea literaria sería que es difícil empezar una serie nueva, pero es mucho más difícil que ésta se gane nuestra confianza si es de comedia.

“El último hombre en la Tierra” nos cuenta la historia de Phil Miller, superviviente del apocalipsis mundial. Pero tranquilos, en esta entrada no se hablara ni de zombis ni de The walking dead, aunque también se le pueda considerar serie de comedia (aunque estos hay que reconocer que tienen un humor algo seco). Pues bien, esta simpática serie nos contará los problemas cotidianos de cualquier persona. Porque sí, estamos en el fin del mundo, pero eso no cambia nada.The Last Man on Earth Fox Will Forte El Hype 1

La sarta de situaciones que vive el protagonista, interpretado por el mismo creador de la serie, Will Forte (al que pudimos ver en la fantástica Nebraska, 2013), nos recordará demasiado a lo que cualquiera puede vivir y pensar en la sociedad actual. Menos una o dos cosas como hablar con amigos imaginarios o enamorarse de un maniquí.

No me atrevería a decir que está construida con humor inteligente pero sabemos de sobra que lo que más nos gusta son los protagonistas estúpidos (o al menos raritos) que tratan de ser personas normales. La serie asegura la no indiferencia y el disfrutar de veinte minutos, a los que probablemente le sumaremos otros veinte y otros veinte y otros veinte más, hasta que lleves una hora y media delante de la pantalla. Una hora y cuarenta minutos, para ser justos con su duración.

La historia, como hemos dicho, es de lo más original a la hora de hacernos reír, y por lo tanto es un logro que podemos sumar. En ningún momento se le da importancia a la catástrofe mundial, pero tampoco nos importa. Esta serie trata de contarnos lo humano, lo realmente importante. Sobrevuela en todo momento los problemas que acarrea que no haya ni agua ni luz corriente, pero lo protagonista de la serie son los problemas internos del progagonista.

Como conclusión, zanjar el texto con una alta recomendación en cuanto a esta serie. Quizá no tenga una banda sonora, una fotografía y una dirección complicada, pero al menos nos aleja de aquellas sitcoms con risas enlatadas que se desenvuelven en una o dos habitaciones. Una serie que tomé con bajas esperanzas y que me ha golpeado en toda la cara, para bien.

Javier Sólvez

Javier Sólvez López ha escrito 223 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: