“13 Horas: Los soldados secretos de Bengasi”; dos horas de muermo

Nota:

Lo último que busco con esta crítica es menospreciar el trabajo de Michael Bay como director de cine, ya que tiene películas muy buenas como The Rock, Armageddon o la mítica Pearl Harbor. Pese a ello, sus más recientes trabajos, como la saga de Transformers, dejan bastante que desear a todos los niveles, por no decir, que aparte de dirigir este señor también se dedica a la producción de películas como El Purgatorio, Ouija o Las Tortugas ninja entre otras, cuyo valor artístico es muy reducido por no decir inexistente.

Con esta película Michael Bay vuelve al género de acción bélico con un toque de thiller que se queda más bien en un intento por dotar de profundidad a un guión plano y poco realista, en donde las relaciones entre los protagonistas así como las interpretaciones de los actores resultan de lo más forzadas y, que incluso, responden al típico estereotipo de “soldado patriota americano que echa de menos a su familia, pero que al mismo tiempo no puede evitar el gusto por las armas y que por eso mismo vuelve una y otra vez a ese desierto de mala muerte”.

No es que la película sea mala, de hecho, todo lo que tenga que ver con escenas de acción está muy bien, el problema es que el argumento se queda en una superficie demasiado predecible e insulsa, capaz de provocar que se te vayan cerrando los ojos por puro aburrimiento nada más llegar al ecuador de la película. Por no decir que el conflicto que se muestra en el filme es de una magnitud más que suficiente como para indagar más en los motivos políticos por los que Estados Unidos decidió abrir una base secreta en Libia así como los motivos por los que les atacaron, pero cómo no, la película entera emana un olor demasiado fuerte a patriotismo barato americano. Probablemente esta película le haya encantado a Donald Trump.

Sinopsis: En la noche del 11 de septiembre de 2012, en el aniversario de los ataques terroristas a las Torres Gemelas y al Pentágono, un grupo de militantes islamistas atacaron un complejo diplomático estadounidense y un anexo cercano de la CIA en Bengasi, Libia. Mataron a cuatro estadounidenses, incluido al embajador de Estados Unidos, John Christopher Stevens, así como al especialista en tecnología Sean Smith y a los SEAL Glen Doherty y Tyrone Woods.

Un equipo de seis hombres de Operaciones Especiales de Estados Unidos, formado por ex Navy SEALs y operarios de la CIA, fueron enviados en defensa de los estadounidenses restantes que todavía quedaban con vida. Liderados por el jefe de la CIA (David Costabile), conoceremos a Jack Silva (John Krasinski), un ex-marine que llega a Bengasi para unirse a Tyrone Wood (James Badge Dale) y su equipo de tipos duros. Los otros ex-militares que servirán junto a ellos son Mark “Oz” Geist (Max Martini), Kris “Tanto” Paronto (Pablo Schreiber), John “Tig” Tiegen (Dominic Fumusa) y Dave “Boon” Benton (David Denman).

 

Ellen Ray

ha escrito 15 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: