La maldición de las segundas partes; algunas que sí, la mayoría que no

Decir que todas las segundas partes son malas sería exagerar demasiado, puesto que siempre hay excepciones que rompen con esta supuesta regla que casi siempre se cumple en el cine (y en lo que no es el cine).

Así, brevemente, podríamos destacar las siguientes segundas partes que sí fueron tan buenas (alguna puede que más) como las primeras:

  • Toy Story 2

(Este fragmento contiene spoilers de la obra)

Pixar se atrevió a continuar con la historia de los juguetes de Andy; ese vaquero larguirucho y su amigo el “trasto espacial” Lightyear, acompañados por el El Señor Patata, una hucha con forma de cerdito, un dinosaurio con cierto desequilibrio emocional y una especie de perro-muelle, entre otros. En esta nueva aventura se amplia la familia de juguetes, además de que logran escapar de ese asqueroso coleccionista que dormía untado en Cheetos. Desde luego la película cumple lo que promete e incluso más.

  •  El caballero oscuro

Dirigida por Christopher Nolan, esta película se trata de la secuela de Batman Begins, que fue el comienzo de la saga del Batman oscuro por excelencia, pero que carecía de esa fuerza y maestría que sí posee El caballero oscuro, la cual le da bastantes vueltas a la primera, las cosas como son.

  • El padrino 2

Si la primera ya era una obra maestra, con la segunda parte Coppola no se quedó corto ya que El Padrino 2 ganó nada menos que 6 Oscars, además de cosechar aun más éxito que les serviría para finalizar la saga de estos mafiosos italoamericanos con una última película algo menos brillante, pero muy buena a pesar de todo.

  •  Star Wars “El imperio contraataca”

Pese a que dentro de la cronología de los acontecimientos hablar de segunda parte sería un error, el caso es que el episodio V lo sacaron después del VI, así que técnicamente es la segunda parte. En esta ocasión, aunque no sea tan buena como El retorno del Jedi, El imperio contraataca deja el listón alto además de estar sobradamente a la altura.


Pero también existen malas secuelas

Acabamos de ver cómo hay excepciones que se ríen de esa “norma general” por la cual la mayoría de intentos por continuar con una buena película quedan en el desastre más absoluto. En este caso, deberíamos echar un vistazo a aquellas secuelas que se han cagado, literalmente, en la primera película (la buena, claro).

  • American Psycho 2

Teniendo en cuenta que la propia actriz protagonista de este filme, Mila Kunis, ha dejado claro que la película es horrible, no esperéis gran cosa. Esto es así, American Psycho (con Christian Bale haciendo de psicópata) es una película increíble, pero la secuela es mala, mala, malísima, tanto, que más bien parece una parodia. Y es que American Psycho 2 no tiene casi nada que ver con el argumento de la primera película, ya que simplemente trasladan la situación a un campus universitario en donde una tía buena empieza a cargarse a sus compañeros de clase y a algún que otro profesor por motivos insustanciales.

(aun así, de lo mala que es te echas buenas risas)

  • Grease 2

Es increíble, pero lo que hicieron con esta película no tiene nombre. Reconozco no ser fan de los musicales, pero Grease debe ser la excepción para cualquiera, incluida yo, así que cuando vi Grease 2 una aburrida tarde de lluvia sentí como se me caía el mito al suelo. Aunque parezca mentira, para esta secuela cogen todo lo bueno que tenía la anterior para intentar repetirlo nuevamente pero de forma mucho más cutre y forzada. Para que os hagáis a una idea de lo mala que es, la directora de esta película no ha vuelto a dirigir en su vida.

  • Chicas malas 2

Probablemente Chicas malas, protagonizada por Lindsay Lohan cuando todavía no esnifaba hasta el azúcar del yogur, sea una de las películas más infravaloradas de la década de los 2000 pese a ser una estupenda comedia adolescente con su drama y moraleja particular, con la que no solo disfrutamos las chicas sino también los chicos (si alguno no la ha visto se la recomiendo). Para la segunda parte simplemente cambiaron el reparto y brevemente el argumento volviéndolo mucho más aburrido y en conjunto, pésimo.

  • Staying alive

Cuando supe que era Silvester Stalone quien había dirigido esta película de baile que se supone que era la segunda parte de “Fiebre de sábado noche”, todo cobró sentido, porque “Staying alive” tiene menos gusto que la lengua de un minero mascador de tabaco del siglo XIX, por no decir que la estética de los ochenta hace un flaco favor a la película en general.

 

 

Ellen Ray

ha escrito 15 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: