“El libro de la selva”, la magia cobra vida de la mejor manera posible

Nota:

Hace 50 años  se estrenó el último clásico de la factoría Disney que fue supervisada por el propio Walt Disney y que supuso todo un hito en la animación de la época. Con el paso de los años se han hecho numerosos telefilmes y otras versiones (incluso secuelas sacadas directamente a vídeo) de la famosa historia de Mowgli y los animales de la jungla, basado en los relatos de Rudyard Kipling. Este año, y de la mano de Jon Favreau, nos llega este nuevo remake que intenta trasladar esa misma atmósfera que ya hizo el clásico del 1967. ¿Lo habrá conseguido Favreau?

Ser-Elba y el Rey Walken

Nos encontramos con una película inmensa y colosal. Un guión muy fiel a su novela, pese a pequeños matices que a algunos puede enfadar. A parte de esto, el filme es estupendo en todos los sentidos especialmente en el visual donde todo el trabajo de recreación de la jungla y todos los animales que aparecen se ha conseguido de forma genial. La película es mucho más oscura y seria que su antecesora, pero eso no hace que disfrutemos menos de ella. Es una obra apta para todos los públicos, aunque puede asustar a los más pequeños en algunas escenas. Su montaje lineal, su ritmo vibrante y su narrativa hacen que sea una cinta atractiva para todas las edades.

La película está protagonizada por Neel Sethi y no hay ningún actor más, los demás animales que aparecen en la cinta están digitalizados de una manera que parecen incluso reales, Sethi cumple con creces como Mowgli y no hace que le cojas manía por ser un niño repelente, aparte el chaval se habrá tenido que sentir muy solo en el rodaje al verse rodeado solo de croma. Los animales son encarnados por diferentes actores de gran prestigio en la industria de Hollywood, el inolvidable Baloo está interpretado por Bill Murray, donde muchos gestos del oso son cogidos del mismo actor, Ben Kingsley es Bagheera, Christopher Walken es el gran rey Louie (literalmente en esta cinta), Idris Elba es el poderoso Shere-Khan, entre otros actores. En la versión castellana no podemos juzgar si están a la altura o no, ya que no los escuchamos, pero el doblaje de la cinta es de alta calidad y todo parece indicar que los actores extranjeros han cumplido.

Uno de los puntos que podía tener polémica es la adaptación de las canciones a la cinta por si podían quedar mal. No se han adaptado todos los temas del filme clásico, tan solo dos y quizá metidos un poco con calzador al tener la película un tono serio, queda raro que de repente empiecen a cantar. Afortunadamente los dos temas están genialmente interpretados por Bill Murray y Christopher Walken que ponen su toque a estas inolvidables sintonías. La banda sonora corre a cargo de John Debney que compone una magnífica partitura donde también tienen hueco los temas clásicos del filme del 67. Destacar también la magnífica fotografía de Bill Pope.

Hay algunos cambios que a los fans no gustará respecto al filme original, el poco protagonismo de Kaa (una Scarlett Johannson un poco desaprovechada), la ausencia de la marcha elefante, la desaparición de los cuervos, y sobretodo el final que a muchos les parecerá un sacrilegio haber cambiado algo así. Todo se justifica por el tono de la cinta, estamos ante una película de corte más maduro y todos estos detalles habrían desentonado en el resultado final, no veo mal estos cambios. El cierre es claramente para una posible secuela que acaba de ser confirmada.

En definitiva, El libro de la selva es una de las grandes sorpresas del año, Favreau se erige como uno de los mejores directores de blockbuster de la actualidad y nos trae uno de sus mejores trabajos desde Iron Man. Una película ideal para ver en familia que compite directamente con su predecesora. De lo mejorcito de la cartelera actualmente.

 

Jose Humanes

José Humanes ha escrito 524 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: