“Better call Saul”: La continuidad de lo ya visto

Todos hemos oído hablar de Breaking bad, una serie que nos dejó años atrás y que no solo eso, sino que dejó una estela de personajes, historias sin resolver, estilos y una montaña tremenda de merchandising tras de sí. Pues bien, otra de los elementos que heredamos de esta serie fue una ramificación de la serie original en forma de spin-off. Todo para conocer al personaje más canalla y carismático de la televisión. Ya sabéis, si bebéis no conduzcáis pero si lo hacéis, Better call Saul.

Ya analizamos en su momento la primera temporada de esta continuación paralela y nos pareció una digna extensión del universo en la que nunca nos encontramos desorientados. Sabe igual, huele igual y los personajes y guiones están construidos con los mismos materiales. Aun así hay que decir que fue una primera temporada floja, aunque esto es de lo más normal en la primera tanda de una serie. Las historias se presentan, se asientan unos hechos y, como mucho, se desarrollan brevemente.

 

Cuando realmente debemos comenzar a juzgar es en las segundas temporadas. Parece que el horno ya está precalentado y que de ese horno solo deben salir los bollos. Eso sí, estos bollos pueden o ser una unidad digna de mención o pueden ser los primeros experimentos de un estudiante de universidad en la cocina. En este caso deberemos de analizar no solo esta serie y sus dos temporadas, sino el propio producto original (Breaking bad) y cuales fueron nuestras impresiones sobre esta.

En esta temporada continuamos con lo mismo que ya se nos contó en la primera. El ritmo se mantiene y los personajes siguen evolucionando, pero no hay ningún momento de sobresalto que destaque sobre el resto. Eso no quiere decir que sea mala ni que todo lo que ocurre sea previsible, sino que quizá no nos despegue tanto de la silla como nos hacen otras grandes series del panorama. Saul continua con su nombre original y poco a poco va escalando hacia la cima de la abogacía. Por su parte Mike sigue con sus trabajos y las historias de sus lamentos se acentúan con el tiempo. Todos los personajes son poco a poco más lo que conocimos en su momento.Eso sí, no esperes de esta continuación ningún giro tremendo, al menos por ahora.

Como pequeño comentario decir que el capítulo final de la temporada es uno más, no tiene un cierre que te haga aplaudir ni que te haga llorar ni de tristeza ni de rabia, simplemente te da ganas de dar click al siguiente, pero no hay más. Quizá este cierre que comentamos se vio mejor en la primera temporada, pero tampoco es algo que sea de gran importancia.

Como conclusión decir que esta temporada nos presenta un producto viable para todo fan de la serie, pero ni mucho menos va a ser la gallina de los huevos de oro. Si te enamoró el personaje en Breaking bad aquí va a seguir sacándote buenos momentos (tanto carcajadas como lagrimillas) pero si viste esta y ni si quiera te gustó o este personaje pasó desapercibido para ti mejor que no le des al play porque seguramente no sea tu serie. Una buena continuación del ritmo, pero nada especial ni innovador.

 

Javier Sólvez

Javier Sólvez López ha escrito 223 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: