“Vinyl”: Sexo, drogas y HBO

La energía ni se crea ni se destruye, gira en un tocadiscos y se emite a través de punteos de guitarra. En los 60 y los 70 aparecieron tres elementos tóxicos para la sociedad y estos fueron el rock, la expansión del narcotráfico y la masificación de las discográficas. Las que casualmente aparecen en muchas obras como las enemigas de la música, de los bohemios y de los que hacen todo de manera desinteresada, los que simplemente quieren dejar su huella en la música. Un ejemplo cercano de oscar fue la nominada Straight outta compton, protagonizada por la banda de rap de los ochenta que se enfrenta en diversas ocasiones a los intereses avariciosos de grandes empresas.

Pues esta no será una excepción, y no tiene por qué serlo para ser buena. Algo muy malo tiene que pasar si se va a desarrollar una serie ya desde un principio ambientada en el ámbito del rock, en la que aparecen drogas y las paranoias que esto provoca a sus personajes, la firma de Martin Scorsese, los consejos y experiencias de Mick Jagger y el regustillo que deja una serie desarrollada por la HBO.

Esta serie sabe cuidar cada uno de los rincones de cada plano y cada historia y trata de sorprendernos con cada escena. Nos sumerge de lleno en la época del nacimiento del rock n roll y sabe pintar perfectamente sobre el oleo las sensaciones que se transmitian con un valium de más. Las actuaciones son dignas de la firma HBO, y aunque destacar a alguno sería una injusticia resaltaremos el papel protagonista que desarrolla Bobby Cannavale, intérprete que pudimos ver también en Boardwalk Empire.

Ya hemos nombrado la participación de Scorsese, pero lo que no hemos aclarado es que este tan solo dirige el capítulo piloto (el cual, por cierto, durá unas dos horas). De todas maneras la dirección, en cada uno de los capítulos, mantiene la esencia y la clase suficiente como para no producir ningún tipo de desatino. La música no hace falta destacarla, ¿verdad? Si eres un apasionado de este tipo de música te va a encantar y si no, también.

Una serie que ha pasado inexplicablemente desapercibida y que pocos conocen. Y no te engañes, la trama no se centra en la administración de autores por parte de una discográfica, sino que entre descubrimiento y descubrimiento musical ocurrirán una serie de tragedias de todo tipo.

Concluyendo, una serie que retrata perfectamente la crudeza del mundo que se vivió en los 60 y 70, tanto lo bueno como lo malo y sobretodo lo adictivo, que tiene un poco de las dos anteriores. Otra pieza digna de HBO que apenas destaca entre la multitud y que, otra vez, cumple una injusticia a la que desgraciadamente estamos acostumbrados.

 

Javier Sólvez

Javier Sólvez López ha escrito 223 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: