“Dioses de Egipto”, divertida cutrez hecha con paint

Nota:

Alex Proyas asusta. Todos sus proyectos están rodeados por un tufo de cutrerío que se ve a la legua. Después de haber dirigido cintas como El cuervo, Yo, Robot o Señales del futuro, películas todas con algún elemento interesante, el director ahora se embarca en una especie de epopeya egipcia digitalizada en el que parece que pasa de todo pero al final pasa tan poco que se torna fastidioso. Los primeros avances de la cinta auguraban un auténtico desastre por la mala pinta que tenían los efectos especiales. Por fin llega a España después de haberse pegado un buen batacazo en taquilla en EEUU y ser vapuleada por la crítica. ¿Será tan mala como parece?

La película es una sucesión de hechos fantásticos, centrados en el antiguo Egipto donde conviven dioses con mortales, así veremos las típicas batalles, guerras y sucesiones de poder, una trama muy sencilla, con algún intento de hacerla más complicada pero que se queda en nada. Los efectos especiales no son muy buenos y efectivamente parece que están hechos con el paint. Pese a que la película pueda parecer una basura (que lo es), no es tan mala como nos han hecho creer, no podemos negar el hecho de que al menos es una película entretenida con un guión ridículo y unos peores actores pero que te puede sacar una sonrisa. Además es bastante molón como los dioses se convierten en divinidades a lo Caballeros del Zodiaco con sus efectos cutres. Una de esas películas de series B que ves para evadirte de la realidad y, aunque sabes que es mala, la disfrutas.

En el apartado actoral tenemos bastantes rostros conocidos, como el gran Jaime LannisterNikolaj Coster-Waldau que defiende un pobre papel de héroe venido a menos, una interpretación correcta. Su némesis es Gerad Butler que hace de malo de la función, muy sobreactuado y bastante estridente. Su villano a veces está muy mal dibujado y te hace reír más que asustarte. Elodie Young (a la que vimos en la segunda temporada de Daredevil este año) es simplemente una chica florero que cumple la misión de enseñar carne y poco más. Los actores jóvenes Brenton ThwaitesCourtney Eaton son lo peor de la cinta y resultan bastante patéticos, incluso los muñecos que aparecen actúan mejor que ellos. Por último tenemos al gran Geoffrey Rush en un papel mínimo y bastante ridículo.

Tanto la música como los efectos especiales son bastante cutres y no merecen nada que decir sobre ellos. Es quizá un ejemplo que para hacer una película se puede ser muy chapas.

Si te invitan y no tienes mejor que hacer puedes verla y pasar dos horas entretenidas mientras te ríes de sus exageraciones. Si eres un amante del buen cine ni se te ocurra pisar la sala. Dioses del Egipto es cine chusco pero hay productos que salen cada fin de semana que son mucho peores. Para evasión

Jose Humanes

José Humanes ha escrito 470 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: