“Independence Day: Contraataque”, nadie ha pedido esto

Nota:

Veinte años después del estreno de Independence Day, una cinta de catástrofes, bastante floja con un guión de vergüenza ajena, con un tufillo yanki que tiraba para atrás y que nos presentaba a un Will Smith a punto de comerse el mundo, nos llega una segunda parte que nadie había pedido. Esta vez se repite la estructura, los aliens vuelven a invadirnos pero no contaremos esta vez con Will Smith que prefirió irse con sus amigos del Escuadrón Suicida que volver a subirse a su caza. Roland Emmerich vuelve a ponerse detrás de la cámara y vuelve casi todo el reparto. ¿Nos sorprenderá esta segunda parte que nadie ha pedido?

No es “Star Wars”.

Si la secuela se hubiese estrenado a los pocos años de la primera, quizá hubiese tenido sentido, pero el tiempo nos ha hecho más exigentes y ya nada nos sorprende. La estructura es la misma que la primera, con mejores efectos especiales, pero todo es tan zafio, tan ridículo y tan aburrido que no hay nada que la haga destacar. La película tiene un guión muy flojo y se va segmentando en historias que algunas se tratan bien y otras empiezan y acaban sin importarnos nada. No tenemos epicidad, los personajes no emocionan y no logras empatizar con ellos. Aparte se abandona ese humor que sí tenía la primera parte. El final es de traca y parece que estamos viendo Evolution de Ivan Reitman.

En los actores tampoco vemos nada bueno. Bill Pullman vuelve a ponerse en la piel de ese presidente de los Estados Unidos, ya retirado. Se le ve incomodo y con mucha menos carisma, atrás queda su gran discurso que hizo en la primera parte. A Jeff Godlbum le pasa igual, no le vemos nada reseñable y le vemos una actitud pasiva en la vuelta de su personaje. Liam Hemsworth coge el testigo de Will Smith y nos da una interpretación plana para un personaje que se bastante insoportable y no tiene ninguna gracia. Brent Spiner vuelve en esta segunda parte con su personaje que era, casi anecdótico en la anterior cinta y que aquí es incluido con matices que no tenía y que tienen que ver con su orientación sexual. Algo bastante desconcertante y que hace que su interpretación se perjudique. Sorprende ver a Charlotte Gainsbourg en una cinta de este tipo. Papel fugaz de Vivica A. Fox.

Actor del método.

Los efectos especiales son buenos pero no llegan a enamorar y pasan desapercibidos debido a la falta de calidad de la cinta. No nos sorprende nada. La música no es tan épica como podía ser pero al menos han respetado el tema original de la anterior cinta.

Un desastre, otra innecesaria secuela que nos llega este verano y que no debería tener el respaldo de taquilla para advertir a los estudios de que dejen de hacer segundas partes tardías. El final lo deja abierto a una tercera parte que puede ser algo mucho peor. Recemos por que nunca pase. Yo me sigo quedando con Mars Attacks!!!

Jose Humanes

José Humanes ha escrito 632 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: