“La invitación”, thriller que juega con la mente y evoluciona de forma positiva

Nota:

“¿Qué es más honorable, enfrentarse a la verdad o negarse a aceptarla?” Un duro golpe puede cambiar la forma de ser de una persona. Junta esto con una forma errónea de afrontar un problema y obtendrás una obsesión insana que torturara hasta el fin de tus días. Cada persona puede tener una manera distinta de afrontar situaciones que te hunden, pero la más eficaz es aquella que conduce hasta dicho problema, tratando de superarlo y siempre apoyándose en los seres queridos, pues son el sustento y los cimientos que te ayudarán a construir de nuevo tu futuro. Aunque, en ocasiones, tus amistades no son como tu imaginabas que eran.

Esta es la esencia de la película La invitación, donde una simple reunión de amigos snobs, que se reencuentran tras un largo tiempo se convierte en algo más. Esta reunión sirve de reencuentro también para una expareja rota, motivada por la muerte de su anterior hijo. Will y Eden perdieron a David, su hijo, unos años atrás en un desdichado accidente mientras el pequeño jugaba con un amigo. Eden superó la muerte del niño tras unos años desaparecida, pero parece que Will no lo ha tenido tan fácil. A medida que avanza la cinta, veremos una serie de sucesos que hacen a Will volverse más y más paranoico ante la actitud de Eden, una ex que ahora parece muy paranoica y psicópata, y muy feliz, amable y despreocupada a la vez.

Karyn Kusama, director de esta película y de otras como GirlfightJennifer’s BodyAeon Flux, propone un filme emocionante, intrigante y con un profundo trazo filosófico que calará en el espectador. Si bien es cierto que el comienzo resulta algo lento y sin ritmo, a medida que nos introducimos en el núcleo de la película va ganando intensidad, misterio y controversia, ligado a un gran desenlace que coge por sorpresa. Añadir también que el gran realismo en pequeños detalles, tanto en efectos visuales como sonoros, ayudan a ensalzar aun más la producción.

Tanto Logan Marshall-Green (Will) como Emayatzy Corenaldi (Kyra) y Tammy Blanchard (Eden), protagonistas principales entorno a los que se desarrolla la trama, ejercen una genial interpretación, con diálogos, actuaciones y momentos de tensión y paranoicos acordes con las situaciones que propone el filme. El resto de actores, aún con apariciones secundarias y escondidas tras los principales personajes, realizan también un buen papel.

En resumen, este thriller despertará un nivel de tensión que va ‘in crescendo’ a medida que aparecen recuerdos anteriores, paranoias varias y sucesos alternativos que juegan con la mente no sólo de los propios personajes, sino también del espectador, al ver como se van cumpliendo poco a poco las sospechas del protagonista. Una película que va de menos a más y culmina con un desenlace sin parangón.

Jorge Martínez

Jorge Martínez ha escrito 125 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: