“Batman: La broma asesina”; la animación del clásico

Siempre es difícil trabajar en un nuevo proyecto audiovisual. Implica trabajo, dedicación y, si se trata de una licencia novedosa, la posibilidad de crear o no un posible “fandom”. Pero lo realmente delicado viene cuando debes de enfrentarte a un clásico de la cultura. Un icono intocable venerado por cientos y cientos de personas en todo el mundo y que, obviamente, va a dar que hablar. Para bien o para mal.

En este caso pasamos a analizar la versión animada de una de las grandes obras de Alan Moore, “Batman: La broma asesina”. Este trabajo original, llevado al público en 1988, da una historia y un por qué a uno de los personajes más emblemáticos de la cultura popular, el Joker. La novela gráfica destacó sobretodo por profundizar en la manera de pensar del psicópata de Gotham, pero sobretodo nos sorprende el hecho de que tanto para bien como para mal un importante hecho puede afectar enormemente en la manera de actuar de una persona. Porque un mal día lo puede tener cualquiera, ¿verdad?

En este caso Sam Liu, director de la cinta, ha sabido mantener la esencia de las viñetas respetando cierta frescura que el espectador, de una manera o de otra, está buscando. La parte inicial de la cinta nos sorprenderá con la inclusión de un contenido adicional que no aparece en las hojas de papel, pero que en cierta manera da una información importante para acabar de perfeccionar el trabajo de Moore.

El trabajo de animación se anda con pies de plomo y se nota el cuidado frame a frame. Mike Carlin, director de animación de la película, adapta fielmente el espíritu de la corta historia y calca en muchos casos viñetas, sobretodo las más icónicas de las páginas. En el set de doblaje original podemos a encontrarnos al mítico Kevin Conroy como Batman, a Ray Wise poniendo voz al comisario Gordon y a la inigualable voz de Mark Hamill. No sabemos cómo sonaban los dinosaurios, pero todo el mundo sabe que Hamill suena como el Joker.

El trabajo de doblaje en español está a una altura similar. Quizá se pueda valorar de manera técnica y ahí no habría ningún problema, pero si escuchamos las múltiples voces del Joker quizá nos chirríe algo al oído, además de que en su etapa de madurez su voz no llega a transmitir la locura necesaria. Aquí quizá echemos en falta pasadas caras que dieron vida al payaso de Gotham, como la de José Padilla (el actor de doblaje, no el torero), el que por cierto, también ha dado vida a Mickey Mouse. Claudio Serrano sigue siendo una apuesta segura y da voz a todos los Batman de los últimos años, sean dibujos, animaciones 3D o con el rostro de Ben Affleck.

Una cinta que aporta un poquito más de sentido y contenido a uno de los clásicos dibujados de la historia del cómic, que a nivel técnico y de dirección goza de un gran trabajo de dedicación y esfuerzo, pero que quizá flojea un poquito en algunos matices importantes de doblaje, sobretodo si tenemos en cuenta la locución del título que se traduce como “La broma mortal”. Pero bueno,  aún así todos los fans acabarán satisfechos y querrán su Blu-ray en su estantería.

 

 

 

Javier Sólvez

Javier Sólvez López ha escrito 223 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: