“Mascotas”: solo para niños y padres inmaduros

Nota:

Este verano y con una campaña de promoción muy fuerte por las redes sociales, nos llega la última producción de Dreamworks en el apartado de animación. Después de haber triunfado antes con Gru, mi villano favorito  o la insoportable Los Minions, llega el turno de los animales bajo la premisa de saber qué hacen nuestras mascotas cuando sus dueños no están en casa. ¿Cómo será este nuevo éxito de Dreamworks?

La película comienza con unos diez minutos geniales, presentándonos una propuesta original y divertida; pero según pasa el tiempo todo cambia, dando paso a una serie de chistes fáciles, una trama de aventuras muy vista y que no sorprende nada, con unos personajes que no tienen el suficiente carisma como para que la película salga de la media. Es una pena que se haya desperdiciado una buena premisa para volver a caer en los chistes fáciles muy al estilo Minion, un humor que odias o amas. Es clara la referencia que tiene la cinta a Toy Story, pero no llega a su nivel en absoluto. De todas formas, aunque el resultado no es del todo satisfactorio, la película sirve para entretener a los más pequeños, no así a los padres que se verán desesperados por el nivel demasiado infantil de la misma. Los más mayores podrán disfrutar de alguna referencia cinematográfica, pero en líneas generales se aburrirán.

De nuevo se han contado con la presencia de famosos de la televisión para dar sus voces a los personajes de la película. Esta vez los elegidos, en la versión al castellano, son Ursula Corberó, un intento de actriz, y David Guapo, un pseudo comediante sin gracia. Pues, sorprendentemente, estos dos no salen mal parados ya que no tienen mucho peso en la película y además no lo hacen nada mal. Corberó presta su voz a la dueña del protagonista en un papel muy pequeño y Guapo lo hace con la cobaya con la voz modificada. También ha prestado su “voz” la perrita de Ursula Corberó que da sus ladridos a la protagonista de la película. Una propuesta bastante ridícula. Insistimos que la moda de meter a famosos como dobladores es una perdida de tiempo, ya que este reclamo no hace que venda más entradas.

La gran dobladora y Ursula Corberó.

La música de la película corre a cargo de Alexander Desplat que hace una gran banda sonora que encaja perfectamente con el tono del metraje, sobresaliendo en las escenas de persecución. Los fondos y la animación son sobresalientes, no así la canción de Gemeliers que suena al final de los créditos finales y es un atentado para los oídos. Otro cosa horrible es el corto que viene antes de la película protagonizado por los Minions, que no aporta nada y solo hará reír a los fans de los personajes.

En resumen, una cinta que podía haber sido para toda la familia, pero se queda en una película de animación para menores de 12 años. Dreamworks demuestra que se le da genial hacer cine comercial, pero a la hora de firmar un guión siguen a años luz de otras productoras de cine de animación como Pixar.

Jose Humanes

José Humanes ha escrito 524 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: