‘Star Trek: Más allá’, el mejor blockbuster del verano

Nota:

La saga de Star Trek (que está a punto de cumplir 50 años desde su creación) se renovó en el 2009 con el reboot de la franquicia que nos trajo J.J. Abrams en una entrega muy vibrante que sorprendió a todos. Abrams repitió como director en una segunda entrega que no tenía el encanto de la primera, pero nos regalaba un gran villano interpretado por Benedict Cumberbatch. Ahora nos llega esta nueva entrega, sin Abrams ya que está ocupado en la saga de Star Wars. El director que le sustituye es Justin Lin, autor en gran parte de la saga de A todo gas. ¿Qué nos traerá este cambio de director?

Star Trek: Más allá es un lujoso capítulo de la serie televisiva donde dos escenas memorables (basadas en efectos digitales) lo elevan a categoría de película para la pantalla grande (el ataque del enjambre al Enterprise y la escena final en la ciudad espacial). El resto simplemente seguir los parámetros de la serie, abaratar costes y entregar un producto magníficamente empaquetado para todos los gustos. Es la cinta de esta nueva trilogía más fiel a la serie televisiva y la que más profundiza en todos los personajes, cosa que se agradece mucho. Algunos fallos de guión no hacen que sea un producto perfecto. La culpa de esto es de Simon Pegg que se ha hecho responsable del guión y quizá le ha venido este trabajo un poco encima, dándose demasiado protagonismo a su personaje y no perfilando a un villano que podía haber estado mucho mejor. Aun así la película es entretenidísima y brillante en todo momento.

Los actores están todos correctos es sus papeles, especialmente esa inusual pareja que conforman Zachary Quinto y Karl Urban, más este último que coge mayor protagonismo en esta nueva entrega, robándo muchas veces la película. Chris Pine no es una actor muy expresivo, pero como Kirk está perfecto y más en esta tercera parte con un papel mucho más maduro. Zoe Saldana pierde bastante más protagonismo en esta entrega y se queda en casi una chica florero. Idris Elba hace lo que puede con un villano que, como hemos dicho antes, podía haber estado mejor dibujado. Está casi irreconocible debajo de ese maquillaje. John Cho no aporta mucho, salvo conocer que su personaje es homosexual. Sofia Boutella de Kingsman hace el típico prototipo de mujer peleadora y el fallecido Anton Yelchin coge más protagonismo cuando ya es demasiado tarde. Destacar también el bonito homenaje a Leonard Nimoy en la película

Los efectos digitales son correctos, aunque se nota que la película no ha tenido tanto presupuesto como otras, pero no afecta al resultado final. El maquillaje de los personajes también está hecho como a la vieja usanza y se agradece con tanto abuso de efectos visuales. La música la firma de nuevo Michael Giacchino que vuelve a componer una partitura que nos trae las melodías tradicionales de la serie de manera genial y adaptándose a los nuevos temas. En cuanto al tema de Rihanna, no me convence mucho para una cinta como ésta, pero ya suena a posible nominación a los Oscar. Si una persona como Rihanna gana un premio así, apaga y vámonos.

En resumen, una de los mejores blockbusters de este flojo verano 2016. Star Trek está más viva que nunca y esperemos que en siguientes entregas se siga manteniendo el nivel de entretenimiento que nos han ofrecido estas entregas. ¡Larga vida y prosperidad!

Jose Humanes

José Humanes ha escrito 595 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: