“Café Society”, Allen nos vuelve a enamorar

Nota:

Como cada año, Woody Allen vuelve a la cartelera con una nueva película. Llevar el ritmo de una producción por año es algo tremendamente complicado que pocos directores pueden cumplir, por eso lo que Allen hace es de elogiar. También es complicado mantener un nivel de calidad en las cintas cuando haces un trabajo al año, pero casi todo lo que consigue es interesante. Este año nos trae una historia ambientada en el Hollywood de los años 30, una historia de cine dentro de cine con toques románticos. ¿Habrá vuelto en forma el judío neoyorkino?

Woody Allen se plantea los mismos interrogantes de siempre esta vez encuadrándolos en la alta sociedad del Hollywood de los años 30. Aunque algo superficial, Cafe Society es melancólica, irónica y bella, y también posiblemente la película con mejor dirección artística y fotografía de sus últimas obras. No pasará a la historia como una de sus grandes cintas, pero es un impecable ejercicio de estilo y de buen gusto. El mundo gira y el maestro sigue a lo suyo, enredado en la comedia infinita. Su fina ironía y su comedia dura la hace una de las propuestas más interesantes de la cartelera actual. Aunque hay cosas que chirrían como lo previsible que es su argumento en la primera mitad o todo lo relacionado con la trama de la mafia que se podría haber profundizado mucho más. De todas formas es una delicia de película que nos hará disfrutar durante todo el metraje y nos dará un puñetazo en el estómago con ese final tan agridulce.

En el apartado actoral, Allen siempre se rodea de grandísimos actores y las saca unas geniales interpretaciones y aquí no iba a ser menos. Jesse Eisenberg se pone en la piel de un Woody Allen joven y nos deja una correcta actuación, aunque le sigan saliendo los tics de Batman V Superman. Kristen Stewart es el alma de la película, enamora al protagonista al igual que dejará encandilados a todo el público. Increíble como ha ido progresando esta actriz desde que dejó la saga Crepúsculo, cosa que solo perjudicó su carrera y que afortunadamente ha dejado atrás para ofrecernos buenas interpretaciones. La pareja protagonista se nota que tienen química, al ser la tercera película que hacen juntos después de Adverturland y American Ultra. En el reparto también encontramos a Steve Carrel, sustituyendo a Bruce Willis que se enfadó con Allen por motivos personales. Carrel está correcto y bastante comedido demostrando que hay vida tras sus papeles cómicos. En menor medida también tenemos la participación de Blake Lively, que cada día es mejor actriz y de Parker Possey en una divertida aparición.

De nuevo se vuelve a contar con el blues como banda sonora de la cinta en un ritmo muy de Hollywood clásico. La fotografía cuenta a cargo de Vittorio Storaro destacando en gran medida y toda la ambientación de los años 30.

En resumen, Allen sigue estando en forma y nos da otro producto interesante e irónico que hará las delicias de los fans del genio neoyorkino.

 

Jose Humanes

José Humanes ha escrito 595 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: