“El ataúd de cristal”, una soporífera aventura en limusina

Nota:

Una auténtica vergüenza es esta pelíclua dirigida por Haritz Zubillaga que se estrena en el largometraje con esta historia de una actriz que se queda encerrada en una limusina, teniendo que acceder a todos los deseos de su secuestrador. La historia la hemos visto otras veces y de mejor manera con guiones más elaborados. Aquí no hay intriga, las situaciones y los diálogos son ridículos y su vulgaridad ha hecho que en el Festival de Sitges muchos se saliesen a mitad de la proyección.

No ayuda tampoco la interpretación de su actriz protagonista, Paola Bontempi que sobreactúa en casi toda la película y fuerza demasiado su interpretación. Otro lastre es la voz que se le ha puesto al secuestrador que parece hecha por alguien con algún tipo de discapacidad y que en vez de atemorizar solo causa risa. El único que se salva es el gran Luis Posada que interviene al principio de la película y encima tampoco está muy natural del todo.

Una perdida de tiempo, desagradable, insoportable y patética. Me quedo antes con Comóspolis que con esta basura infecta. Sí de verdad este director pretende salir adelante en su carrera, con esta opera prima las lleva claras.

Jose Humanes

José Humanes ha escrito 649 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: