“Un monstruo viene a verme”, producto sensiblero y tramposo realizado para sacar dinero

Nota:

Con tan solo dos películas a sus espaldas, J.A Bayona se ha convertido en una de los directores más prometedores de la industria española del cine. Comenzó su aventura en el largometraje con El Orfanato, un agradable cuento de terror apadrinado por el mismísimo Guillermo del Toro, que supuso todo un éxito de taquilla y que le valió el Goya a mejor director revelación. Años después nos traería Lo Imposible, un sensiblero melodrama que contaba con el respaldo de Mediaset y que le permitió una campaña de publicidad agresiva que llevó a miles de espectadores a los cines a llorar por ver una familia reencontrarse cuando ya se sabía desde antes ya que se basaba en una historia real. Después de estos dos éxitos, el menudo director vuelve con otra historia que cuenta con el respaldo publicitario de Mediaset quienes nos han invadido todos sus canales con promos de la cinta. La cinta está basada en la novela de Patrick Ness quien también firma el guión de la cinta. ¿Habrá vuelto Bayona a manipularnos como ya hizo con la historia del tsunami?

Bayona nos ofrece otro producto que en el terreno técnico es sobresaliente, con una gran fotografía, efectos digitales y puesta en escena, pero que como ya vimos en su anterior cinta, Lo Imposible, nos vuelve a dar un flojo guión acompañado de una banda sonora efectista para hacer soltar la lagrimita al espectador más inexperto. Los perros viejos del cine no nos dejamos emocionar tan fácilmente y no nos dejamos manipular, por eso no es de extrañar que el día que visioné la película toda la sala de cine estaba llorando a moco tendido en el último tramo de cinta, menos un servidor que miraba atónito el acontecimiento. Hay películas que se han hecho anteriormente que han abordado la misma temática de una forma más elegante que Un monstruo viene a verme que lo hace de manera tramposa y manipuladora. Sin duda Mediaset vuelve a salirse con la suya a la hora de atraer a la gente en masa a la pantalla. Sí ellos quieren que te rías, pues lo haces como pasó en Ocho apellidos vascos y su secuela y aquí ha tocado que llores como una magdalena y no tienes opción ya que ellos mismos te han dicho que si no lloras, no eres persona en sus aburridas promos que llevan circulando desde verano en televisión. Bayona se salda con otro éxito, pero muchos empezamos a no tragarlo por su manera de hacer cine tan cursi y ñoño que desespera.

En cuanto a los actores el peso de la película cae en el joven Lewis MacDougall que no hace una interpretación apasionante, pero tampoco resulta irritante para tratarse de un menor debutante. Felicty Jones podría haber dado más de sí y se tiene la sensación de que está un poco desaprovechada. Ya disfrutaremos de ella en Rogue One. La gran Sigourney Weaver está solvente en el papel de abuela y aunque tiene un papel menor se disfruta de su presencia. Mencionar aparte la presencia de Liam Neeson que pone voz al monstruo en versión original y que curiosamente en los créditos españoles lo ponen como si lo doblará, cosa incierta cuando esta tarea ha caído en Camilo García. Una mera curiosidad.

El equipo de “Un monstruo viene a verme”.

Los efectos digitales son bastantes bueno y la creación del monstruo pese a recordar a Barbol de El Señor de Los Anillos o Grood de Guardianes de la Galaxia, es imponente y toda una proeza técnica. Las historias que se cuentan durante la película tienen una gran animación y sinceramente es de lo mejor de todo el metraje. La música de Fernando Vázquez cumple su cometido de hacer llorar y media España ya lo ha podido comprobar.

En resumen, una película tramposa y sensiblera, acogida por una campaña de marketing brutal y un apoyo a un director demasiado sobrevalorado. A mi no me has logrado engañar, J.A. Veremos como hace la secuela de Jurassic World y si hará que logremos llorar en el cine viendo dinosaurios.

Jose Humanes

José Humanes ha escrito 637 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: