“Las Furias”; intenso drama familiar que hace evidente la torpeza humana

Nota:

La mitología romana con la personificación de la venganza como telón de fondo para el debut en el cine del dramaturgo Miguel del Arco, encargado también del guion de la cinta, que nos trae una colección de dramas individuales que componen un cuadro familiar.

Las contradicciones, el sentimiento de culpa, el egoísmo en las pequeñas tragedias o el no ver más allá del ombligo de cada cuál son algunos de los temas que se tocan de manera directa y sin tapujos, mezclados con gran ironía. Contada de principio a fin de forma teatral, donde los decorados se convierten en paisajes urbanos y costeros encuadrados en una preciosa fotografía en la que los personajes vagan. En un primer acto, más urbano, afloran los pequeños dramas individuales llevados con ironía gracias a unos diálogos que no dan pie a la condescendencia. El cambio de escenario, en un segundo acto, nos lleva al choque inevitable de los dramas que, a pesar de un pretendido sarcasmo, se van haciendo más crudos hasta el estallido final.

Una cinta coral con intérpretes en estado de gracia. Un actor con Alzheimer, al que da vida magistralmente José Sacristán, es el cabeza de una familia aun cuando el olvido lo invade que creía en la felicidad en tiempos pasados. Mercedes Sampietro, borda su papel de mujer aparentemente fuerte que guarda un “secreto” del que brotan todas sus inseguridades. Bárbara Lennie, nos muestra su lado más argentino, como la ayudante y amante del personaje de Sampietro. Carmen Machi, que vuelve a demostrar que es mucho más que carnaza televisiva, como la sufrida hija, esposa infiel y madre psicótica. La gran Emma Suárez como la esposa de otro de los hijos de la familia interpretado por otro gran actor como es Gonzalo de Castro, quien podría decirse que se lleva todos los aplausos con permiso del resto. Y completan reparto y cuadro, Alberto San Juan quien borda su papel de tercer hijo de la familia, Pere Arquilles como el marido de Machi, y una joven Macarena Sanz como nieta-heroína y nexo de unión de los dramas.

Las Furias, con una potente introducción, va de menos a más mostrando como cada una de las pequeñas tragedias pueden ir haciéndose insignificantes ante una mayor, y así sucesivamente. Una película que no pretende dar ninguna lección, y sin embargo muestra la torpeza del ser humano en su máximo esplendor.

Gabriel Martínez Ruibal

Gabriel Martínez ha escrito 143 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: