“¡Invasión!”; expectativas superadas en el esperado crossover del Arrowverso

Tras meses anunciándolo llegó el momento finalmente de ver el esperado crossover del Arrowverso completo. Este año The CW se ha hecho con los derechos de Supergirl, lo que ha propiciado que hayan podido unir las cuatro series en un especial dividido en cuatro capítulos donde los justicieros y superhéroes se unen para derrotar a una amenaza extraterrestre. Esto tiene mucho atractivo al estar desarrollado en lo que llaman Tierra-1, el universo donde se ubican las tramas de Arrow, DC’s Legends of Tomorrow y The Flash (cuando a los guionistas les apetece). En el caso de Supergirl, cuya serie transcurre en un universo paralelo, el enfrentamiento con razas alienígenas es continuo, pero nunca a tal escala como ahora.

Antes de meterme de lleno en el análisis del crossover titulado ¡Invasión!, me gustaría resumir brevemente lo que me ha parecido esta primera mitad de las nuevas temporadas. La de Arrow consigue levantar un poco cabeza ahora que se ha alejado de la magia, volviendo a su esencia con un nuevo equipo que rejuvenece la serie. No obstante, seguimos ante un producto flojo y tedioso, alejado de lo que todos esperamos, donde con cada aparición del encapuchado de Star City se le falta el respeto al personaje de los cómics. En el caso de The Flash sigue en caída libre en cuanto a calidad pese a iniciar la temporada con el llamativo Flashpoint -otra falta de respeto a los cómics-, pero que lo resuelven de tal forma que demuestra que el equipo de guionistas se está quedando sin ideas.

Los puntos buenos los encontramos en las otras dos, destacando Legends of Tomorrow que sigue siendo la serie más interesante y entretenida del Arrowverso, además de con mayor calidad interpretativa. Por su lado, Supergirl se ha ido alejando de sus historias en las viñetas para acercarse a un entorno más parecido al del universo Men in Black. No obstante, The CW ha hecho un buen trabajo con esta serie acercándola más a la esencia de los otros productos superheróicos de la cadena, dignificándola pese a seguir siendo un entretenimiento muy irregular.

Pero llega la invasión

El crossover se ha extendido durante 4 capítulos, uno de cada serie. Pero esto es un truco publicitario más que nada, pues desde el principio se demuestra. El primer episodio de todos, correspondiente a la serie Supergirl, se vendió como una precuela porque era demasiado cantoso decir que formaba parte de la trama. Y ni aun así cuela. Se trata de un capítulo más de la prima de Superman y sus movidas románticas-adolescentes en las que aparece algún villano. Lo único que tiene de ¡Invasión! es una aparición final de Flash y Cisco, en el último minuto, diciendo que la necesitan. Esta misma secuencia aparecerá en el siguiente episodio del crossover, donde sí empieza la trama. Es decir, si quieres ver el evento puedes prescindir de capítulo de Kara.

El siguiente corresponde a The Flash, y aquí si vemos trama. Es el inicio de todo, donde se nos muestra la amenaza, se reúne el equipo al completo y tienen un primer enfrentamiento. Seguimos con Arrow y aquí vuelve a fallar la fórmula del evento. Tienen una complicación, y es que coincide con el episodio número 100 de esta serie por lo que se quiere homenajear dejando de lado un poco la trama del crossover. Flash y Supergirl apenas participan, dejando protagonizarlo el equipo de Green Arrow y personajes de Legends of Tomorrow que tuvieron su relevancia en algún momento en esa serie.

Por último, Legends of Tomorrow nos muestra el desenlace con la estructura y cualidades necesarias para ser considerado un crossover, sin olvidarse de que ese capítulo es del equipo de viajeros, por lo que se les da más importancia.

Ahora sí, hablemos de ¡Invasión!

He de decir que sufro mucho con estas series, me suelen aburrir demasiado por su rollo adolescente. No obstante, nos han ofrecido un digno crossover muy entretenido a la par de productivo, pues hacen crecer las tramas de cada personaje. Claramente se han basado en los formatos cinematográficos, como en la pelea final calcada técnicamente (con menor calidad, como es obvio) de Civil War. La historia engancha y el rival está a la altura de la situación, pese a que tiene un desenlace escrito a corre prisa y que si alguien te dice que lo ha entendido te estará mintiendo. El rollete científico básico que llevan.

Se nota que hay buena química entre los actores, lo cual se refleja en los personajes. Stephen Amell sigue siendo el peor actor de cualquier capítulo en el que aparece, pero por fin, por un breve periodo de tiempo, nos deleita con una buena actuación en el especial de Arrow. ¡Joder, pensaba que no sabía llorar!

Está repleto de continuos guiños a los cómics, como el hangar donde transcurre gran parte de la acción, el cual es claramente el Salón de la Justicia. Además, los personajes que regresan a roles de secundarios (prácticamente todos los de Legends of Tomorrow) aportan en ocasiones más que los protagonistas para el entretenimiento del espectador. Desternillantes las salidas de Heat Wave, sobre todo tonteando con Supergirl. Del mismo modo, quebraron la cuarta pared deleitándonos con un chiste  de esos que te quedas diciendo: “no puede ser que se refieran a eso”. Hablo de Atom diciendo que Kara le recuerda a su prima. Hay que recordar que el actor que interpreta a Ray Palmer, Brandon Routh, también interpretó al hombre de acero en la desafortunada Superman Returns.

Me siento generoso y solo voy a sacar dos pegas: el meter el tema del Flashpoint para que todos se cabreen y descabreen con Barry Allen, y la historia del Dr. Martin Stein y su hija. Creo que deberían habérselas ahorrado para ser desarrolladas estas tramas fuera del evento.

Probablemente haya sido la semana más divertida en la vida del Arrowverso, siempre teniendo en cuenta que estamos hablando de series malillas. A pesar de eso, han hecho un crossover muy digno y entretenido. El problema es que ha acabado, y volvemos a la vida real de estas series.

J. Justo Moncho

ha escrito 286 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: