“Spectral”, flipada de Netflix que se les ha ido de las manos

Nota:

Unos entes fantasmagóricos siembran el caos en un campo de batalla devastado por la guerra. Numerosas apariciones corrompen y exterminan a todo aquel que se les pone por delante sin manera alguna de detenerlos. Sin embargo, existe un investigador, un ingeniero que, bajo el raciocinio y la tecnología, ve un atisbo de esperanza para combatir o, la menos, intentar frenar esta carnicería.

El novato director Nic Mathieu se estrena en la dirección en una producción de Netflix. Con este filme, Mathieu ha conseguido crear un grato entretenimiento que, sin embargo, te hace preguntarte en que estaría pensando el director para pensar en tal argumento tan sumamente grotesco. ¿Quién pensaría que se pueden mezclar con éxito fantasmas y acciones bélicas? Absolutamente nadie, y así ha pasado. Aclarar que no se trata de una película de terror, sino una totalmente que se centra en el belicismo.

Además, cabe destacar la falta de contextualización inicial de la que carece la película. En sus comienzos, no se explica la situación: qué ha ocurrido, por qué esos países están en guerra y el por qué de las apariciones de estos espectros. Tampoco se consigue saber en que momento ni que alta tecnología se encuentra la civilización, pues no deja atisbo ninguno a la imaginación de estas lógicas y se centra únicamente en la acción bélica y el destino de los soldados americanos al enfrentarse a tal amenaza.

El reparto tampoco se libra. James Badge Dale, el actor que interpreta al ingeniero protagonista de la trama, realiza un papel cargante, demasiado plano y sin ninguna luz ni pericia de lo que debería ser un auténtico experto en materia tecnológica. Emily Mortimer tiene un pequeño encanto al comienzo al ser la mandamás, encanto que poco a poco va desapareciendo al ir perdiendo ese liderazgo en post del cariño y la ternura. El único que se puede salvar un poco es Max Martini que, pese a su no tan notable aparición como los actores anteriores, desempeña una buena labor con el tipo duro y rudo de la fuerza armada norteamericana.

En general, una película bélica con muchas flipadas que proporcionaba un bonito atractivo cuando se vio su tráiler, pero que no ha sido éste su resultado final, pues una película solo de disparos y ningún diálogo queda mejor en un videojuego, pero en el cine no es la mejor elección para conseguir una producción decente. El argumento y el contexto es lo que puede hacer que una obra sea un éxito o un fracaso.

Jorge Martínez

Jorge Martínez ha escrito 185 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: