“Jackie”, aburrido biopic con una gran Natalie Portman

Nota:

Tras habernos traído en 2016 el biopic de Pablo Neruda en Neruda y haber triunfado con otras producciones como El Clan, Pablo Larraín se enfrasca en la narración de la vida de otro personaje histórico. Esta vez se centra en la ex primera dama estadounidense Jacqueline Kennedy, donde narrará los días inmediatamente posteriores al asesinato de JFK, en Dallas, el 22 de noviembre del año 1963. ¿Cómo habrá enfocado Larraín esta historia?

La película se torna innecesaria en todo su conjunto. La historia de Jackie Kennedy no tiene la suficiente importancia en la historia de Estados Unidos como para mantener una cinta de hora y media que se dedica solo a narrar cómo vive Jackie la muerte de su marido y de cómo prepara el funeral. No se centra en nada externo a ese asesinato, ya que se podía haber comentado las numerosas infidelidades de Kennedy o las de ella misma donde tuvo algún affaire con Marlon Brando y algún familiar de su marido. Pero en vez de eso solo tenemos una película pesada, contemplativa y que no aporta absolutamente nada al género.

En el tema actoral, Natalie Portman se lleva todas las miradas al dejarnos lo más destacable de la cinta en su conjunto que es su actuación. Portman logra ser Jackie Kennedy dejándonos una interpretación genial donde vemos a Jackie Kennedy en cada palabra, ya que ha clavado la forma de hablar y de moverse de la ex-presidenta. Sin duda es una clara favorita para llevarse el Oscar si no estuviera Emma Stone de por medio. El resto de los actores pasan más desapercibidos teniendo a un correcto Peter Sarsgaard que interpreta a a un Bobby Kennedy, y ya en menor medida destacar la presencia Billy Crudup y John Carroll Lynch en roles menores. No podemos dejar de destacar al fallecido John Hurt que nos deja aquí una de sus últimas interpretaciones como cura confesor de Jackie y que tiene junto a ella las mejores escenas de la cinta.

La Banda Sonora de Mica Levi es muy agradable de escuchar con esa melodía infantil que queda tan bien en las escenas cuando aparecen los hijos de Kennedy. La fotografía de Stéphane Fontaine sabe compaginar muy bien las escenas rodadas a color con las de blanco y negro en la recreación del programa televisivo donde la señora Kennedy enseña la Casa Blanca a la televisión americana. Destacar también el vestuario de la cinta que recrea fielmente la manera de vestir de los años 70 en América.

En conclusión, un innecesario biopic que se pierde en sus conversaciones aburridas que no llevan a ningún lado y metáforas visuales que no encajan en producto como éste. A nivel técnico cumple y con una Natalie Portman destacable, pero en su conjunto nos queda un innecesario y fallido biopic que a muy pocos interesará.

Jose Humanes

José Humanes ha escrito 641 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: