“El día de la novia”, la manera de desperdiciar una hora de vida por cortesía de Netflix

Nota:

Parece que Netflix sigue sin dar en el clavo para conseguir crear largometrajes de calidad. Ya hemos conocido otras de sus producciones que han caído en el olvido y sin nada que rememorar, como pueden ser Tallulah Spectral. Esta nueva película no es la excepción. 110 minutos de una insufrible trama y una interpretación bastante aburrida del protagonista Bob Odenkirk.

Ray, un afamado escritor de tarjetas de amor es despedido por la pérdida de carisma y la incapacidad de adaptarse hacia los tiempos modernos de hoy en día. Sin embargo, la invención del nuevo ‘Día de la novia’ y una suculenta suma de dinero, la cual lo podría sacar del atolladero, hacen recuperar la ilusión a Ray, aunque no la inspiración. Entre tanto, aparece una joven dependienta de papelería, Jill, que es fan de este escritor de tarjetas y congenian, sirviéndola esta de musa. Sin embargo, hay algo extraño y raro detrás de esta nueva festividad y un asesinato confirmará esta teoría que Ray ya sospechaba.

Dirigida por Michael Stephenson (The American Scream Best Worst Movie), esta película no propone un guión innovador y para nada entretenido. Juega con unos diálogos bastante inadecuados que sirven para poner en situación al espectador, pero que se hacen repetitivos a medida que avanza la película. También unos ridículos asuntos similares a los que se trae la mafia te hacen preguntarte por qué malgastar tu tiempo en esta chorrada.

Bob Odenkirk, conocido por ser el protagonista de la serie Better Call Saul, parece estar apagado y pasando un mal trago, pues a lo largo de esta película carece de esas dotes interpretativas que le caracterizaban. Amber Tamblyn (Jill) también carece de carisma y, aunque chupe mucha menos cámara que lo hace Odenkirk, se le ve también algo cohibida a la hora de desarrollar su personaje.

Nunca me gusta hablar demás, pero esta si que puedo confirmar que es una de las peores películas que he visto en mucho tiempo, esto es mucho decir, pues han visto la luz grandes decepciones. No entretiene, no ameniza y desde luego no despierta ningún tipo de interés en el espectador. Mi consejo es olvidar este título y hacer como si nunca hubiese existido. Nadie os lo recriminará.

Jorge Martínez

Jorge Martínez ha escrito 185 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: