“Legion”; la mejor serie de los últimos años es de superhéroes

Nota:
Ocho capítulos de Legion es historia del cine, de los cómics de Marvel y de las series de Fargo

Esta semana terminó tras 8 capítulos la primera temporada de una serie que para estar dentro de un universo tan comercial como es el superheróico, sobre todo tratándose de personajes de Marvel, ha pasado desapercibida entre el gran público. No obstante, Legion pronto estará en boca de todos, pues hace tiempo que no vemos nada mejor en la pequeña pantalla. Obviamente, no porque lo demás sea malo, pues estamos en el mejor momento sin duda de las series, sino porque Legion es casi insuperable.

Legion

Hablamos de una serie del universo de los X-Men, cuya saga de películas es regularmente floja, y producida por la cadena Fox, que son bastante mantas al lado de las demás, apostando siempre por lo comercial y estirando la paciencia de los fans. ¿Entonces por qué es tan buena Legion? El culpable sin lugar a dudas es Noah Hawley, la gran mente tras la obra. Se trata de su creador, que ha apostado por este arriesgado producto durante el descanso de su saga con la que también revolucionó la narrativa televisiva: Fargo. Así es, se trata del creador también de la serie ambientada en Minnesota que el año pasado nos trajo la temporada más redonda de la historia de la televisión. ¡Y lo peor es que el inquieto Hawley aún consigue superar aquello!

De qué va Legion es quizá la pregunta más complicada de resolver. Va de la mente humana, pero también del suspense y la acción. De los conflictos internos. De los conflictos externos. Va del cine y de la vida real. Va de amores imposibles y dependencias insoportables. Va de parásitos, de marginados, de racismo, de machismo. Va de mutantes.

Legion

Un viaje irrepetible

Legion es un thriller psicológico que, pese a girar entorno a los superpoderes, decide alejarse de las capas y los antifaces e indagar en el interior. No busquéis grandes e impresionantes batallas físicas -que las hay-, pues el fuerte de Legion son las guerras internas.

No voy a hablar del argumento, pues creo que el espectador debe iniciar el viaje por sí mismo. Hay algo mágico en cómo vas avanzando por ese laberinto y redescubriendo la serie a cada minuto. En esta impresionante obra encontramos a Lewis Carroll y su Alicia en el país de las maravillas, a Luca de Tena y su Los Renglones Torcidos De Dios. Encontramos a Goya y sus fantasmas, a Terry Gilliam y sus 12 monos y al Trance de Boyle. Pasando por el Donnie Darko de Richard Kelly y el Caballero Luna de Jeff Lemire.

Legion

Un viaje, como decía, hermoso. Psicodélico, fantástico y, de algún modo, realista. Metafórico. Con unos personajes tan bien construidos e interpretados que a ratos imposibilitan distinguir quién es el protagonista. Con un villano terrorífico, pero no tanto como ese personaje malvado e introvertido tan de Hawley. Esa sombra tuerta que en silencio persigue sin descanso a los protagonistas. Sin dar explicaciones, como ya hizo antes el indio de Fargo II.

A nivel técnico no hay nada que reprochar, pues la fotografía hipnotiza desde su capítulo piloto -increíbles planos secuencia-, pero no tanto como con su magnífico, y en constante innovación, montaje. Legion cada 5 minutos cambia de formato rindiendo homenaje a prácticamente todos los cineastas de la historia. Una serie que pasa del musical al cine mudo en lo que tarda un personaje en cruzar una puerta. Experimenta consigo misma en cada momento, con una música que acompaña a la perfección el ritmo.

Legion

Los temores de cada uno reflejados en Legion

¡Además es terrorífica! Está hecha para que cada persona encuentre algo distinto. Es el test de Rorschach más entretenido. A mí la tensión me provoca miedo, y realmente me aterrorizan las producciones que tienen esa intención. No obstante, en pocas he sufrido tanto como con ésta en algunos momentos, identificándome a la perfección con el miedo que pasa David Haller.

Legion es, en definitiva, la obra que más me alegra recomendar. No vais a encontrar nada mejor ni en la pequeña ni gran pantalla en los últimos. Y no me refiero exclusivamente al género superheróico. Solo espero que la segunda parte, prometida en la impactante escena postcréditos del último capítulo, continúe maravillándome como ha hecho esta temporada.

J. Justo Moncho

ha escrito 286 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: