“Últimos días en el desierto”; viaje iniciático sobre las relaciones padre e hijo

Nota:

El colombiano Rodrigo García (hijo de Gabriel García Márquez) deja de lado su mirada a la mujer y la maternidad tras cintas como Madre & hijas para ofrecer una versión laica sobre uno de los episodios de Jesucristo. Su retirada y ayuno en el desierto en el que conocerá la soledad y un viaje iniciático hacia su tormentoso destino y su relación con Dios, su padre.

La cinta se inventa a nuevos personajes como la familia instalada en el desierto que Jesús conocerá y ayudará para plantear un relato simbólico sobre la relación padre-hijo, no sólo la terrenal entre el padre de la familia (Ciarán Hinds) y el joven hijo (Tye Sheridan) sino la del propio Jesús con su silencioso y omnipresente Padre. Él se identificará con los deseos del hijo de huir de la continuidad vital a la que su padre le guía al querer irse a Jerusalén en busca de formarse él mismo una existencia.

Esa obligación superior con la que Jesús fácilmente se identifica es el relato evidente en una cinta que vuelve a ofrecer una mirada humanizada sobre Jesús, sin milagros ni misticismos; sobre el peso vital de su destino, su enfrentamiento psicológico con el Diablo que se encuentra continuamente por el camino – interpretado por el propio McGregor – y un trayecto que le supone conocedor de cuestiones humanas y terrenales como el respeto y el sacrificio.

Tornado todo en la potencia visual del desierto y en la fotografía naturalista del mexicano Emmanuel Lubezki, deja un contenido, íntimo e iniciático ejercicio de relaciones paternofiliales que permite narrar de nuevo a un humanizado Jesús y el doloroso peso de su existencia y su soledad a la que quizás le falte una mayor apuesta por el tono trascendente.

Jose Asensio

Jose Asensio ha escrito 444 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: