“Piratas del Caribe: La venganza de Salazar”; la saga naufraga sin remedio

Nota:

La saga de Piratas del Caribe comienza en el año 2003 intentando recuperar ese cine de piratas que se había perdido desde el fracaso de La Isla de las cabezas cortadas que puso punto y final a este tipo de películas que gozó de mayor gloria en el pasado. El resultado fue una cinta de aventuras, tremendamente entretenida que nos ofrecía a un personaje ya icónico como es el Jack Sparrow de Johnny Deep que le supuso la nominación al Oscar. Tres años después nos llegó la segunda parte que bajaba en nivel de calidad, pero seguía siendo igual de entretenida para finalizar al año siguiente esta trilogía con En el fin del mundo que ya sufría de falta originalidad y de una duración excesiva.

Cuando ya nadie pedía la continuación de la saga nos llegó en 2011 una cuarta parte que ya no tenía sentido y que tenía como novedad el fichaje de Penélope Cruz que de bien poco sirvió para la calidad de la cinta. Pese a todo, la película fue un exitazo y hoy nos llega esta quinta parte que, según dicen, es el capítulo final de la franquicia y que cuenta con el fichaje de Javier Bardem como villano de la cinta.

Esta nueva entrega de la saga repite la formula de lo que hemos visto en las anteriores entregas. Jack Sparrow se encuentra ante un peligro que tiene que resolver y para ello tendrá que aliarse con cualquiera que pase  por su camino y que ayude para tal oficio.

La formula ya la hemos visto en anteriores entregas y eso es lo que hace que la película funcione. Solo que esta vez, acompañado de un guion demasiado flojo y previsible (todos los cambios y giros te los ves venir desde el momento que se presentan los conflictos) y un humor demasiado grueso y verde no muy propio de una película Disney, sacandote esto un poco de la cinta, ya que las bromas de Sparrow y sus amigos parecen más propias de una producción de Adam Sandler que de una de las aventureros del Caribe.

De todas formas, la película es bastante mejor que la horrible cuarta parte y sobresale sobre todo en 3 escenas: su epílogo, la escena en flashback del joven Sparrow y su final que hará las delicias de todos los fans de la saga.

Un reparto que no cumple

En cuanto a los intérpretes, Johnny Deep hace una parodia de lo que fue su personaje, pareciendo que el actor ha rodado ebrio. Javier Bardem prometía un villano de excepción y se queda en mera caricatura de lo que podía haber sido. Geofrey Rush intenta volver a sacar adelante su famoso Barbossa y, aunque es cierto que tiene buenos momentos y alguno muy emotivo, no es ni la sombra de lo que nos mostró en la primera parte.

Las nuevas incorporaciones Brenton Thwaites y Kaya Scodelario muestran su juventud de mala manera con dos personajes muy insoportables y destinados a un público adolescente. De las intervenciones de Orlando Bloom y Keira Knightley poco podemos decir ya que quedan en meros cameos. De la actuación de Paul McCartney nada bueno podemos destacar.

Los efectos especiales cumplen con creces aunque en algunas ocasiones canta el croma. La banda sonora de Geoff Zanelli sobresale del resto, pero teniendo la base de las partituras originales muy mal se tenía que hacer para que no convenciera lo suficiente.

En resumen, una película de entretenimiento que sirve como vehículo de evasión sobre todo si eres fan de la trilogía original. Si por el contrario eres de los que perdieron la ilusión en la tercera entrega, ni te acerques a esta innecesaria quinta parte. La escena postcréditos da lugar a una sexta entrega, sinceramente con el buen final que ha tenido esta parte, sería conveniente enterrar a esta saga de piratas que va naufragando entrega tras entrega.

Jose Humanes

José Humanes ha escrito 641 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: