“Máquina de guerra”, una buena premisa que se pierde en su desarrollo

Nota:

Netflix continua con su intento de no vivir solo de series y marcarse un futuro en la industria del cine. Esta vez, la plataforma de contenido digital apuesta por una película con proyección de poder colarse en los principales festivales. La cinta es una adaptación de la novela The Operators, una sátira sobre las operaciones militares que sucedieron en los atentados del 11 de septiembre en Nueva York y Washington. Para ello Netflix se ha rodeado de dos pesos grandes de la industria de Hollywood como son el director David Michôd, director de la fantástica Animal Kingdom y Brad Pitt que ejerce como actor y productor del proyecto.

La película, tras un arranque y una gran presentación de personajes, se deja caer en un pozo donde no encuentra por ningún lado su tono. Intenta ser satírica, pero no tiene la suficiente mala leche. Trata también ser dramática, pero ese drama no está bien llevado. Además procura ser una película de guerra, pero no tenemos la sensación de tal por culpa de su ritmo aburrido y lento. Por lo tanto nos encontramos ante una fallida producción, que desperdicia su buena premisa para darnos un resultado un tanto confuso y que no genera interés. Si bien es cierto que hay algún diálogo, que está realmente bien y alguna idea que deja la obra y que puede interesar visto el trasfondo de la guerra en el que está, pero nada de esto la salvan del suspenso.

Todo gira en torno a Brad Pitt

El reparto, como hemos dicho antes, está liderado por Brad Pitt y la película es un lucimiento exclusivo para él. No hay plano en la película en la que no salga él y, aunque a veces hace una actuación un poco sobreactuada, Pitt cumple sin dejarnos una interpretación de Oscar. Acompañan a Pitt en menor medida, Topher Grace, Tilda Swinton en un mínimo papel y Ben Kinglsey en una divertida aparición, pero poco pueden hacer ante el dios de Brad.

La producción de la cinta es bastante mejor que otras del canal digital y se nota que ha tenido un presupuesto mayor, aunque no tan aprovechado como podría haber sido. La música de Nick CaveWarren Ellis cumple sin sobresalir demasiado y que podría haberse trabajado más en ciertas escenas dramáticas.

En resumen, Netflix sigue sin hacer una película en condiciones (si no contamos su notable Beasts of No Nation) y tira a la basura a un buen reparto y una buena idea para dejarnos una oferta mediocre que no gustará al público en general. Ni siquiera el brutal cameo final pueden salvarla de la quema. 

Jose Humanes

José Humanes ha escrito 641 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: