“Pieles”, malformaciones de color pastel

Nota:

Eduardo Casanova, aparte de forjarse su carrera como actor en series como Aída o Gym Tony, ha demostrado que también tiene talento como joven director y lo ha probado con cortometrajes tan rompedores y polémicos como Eat my shit, Fidel o Fumando Espero. Ahora Casanova se atreve a dar el salto al largometraje de la mano de su padrino Álex de la Iglesia, con una cinta que promete no dejar indiferente a nadie y que ya ha cosechado críticas negativas y positivas por su paso por diversos festivales como el de Málaga o el de Berlín.

Y es que la premisa de Pieles no tiene desperdicio. La cinta nos cuenta la historia de personas físicamente diferentes que, por este motivo, se han visto obligadas a esconderse, recluirse o unirse entre ellas. La película es una versión moderna de la ya mítica película de Todd Browning, Freaks donde se nos mostraba la vida diaria de unos feriantes que tenían malformaciones (estas estaban interpretadas por actores con malformaciones reales). Sin llegar a la complejidad de Freaks, Pieles es una propuesta interesante, una película que no teme ser molesta, pero a la vez se siente incómoda por ciertas escenas que tiene la cinta.

El mensaje que nos deja la propuesta es que todo el mundo tiene derecho a una vida normal ya sea una persona que le faltan los ojos o una mujer con el ojete en la cara. Todo esto es adornado por una trama de historias cruzadas donde algunas son mejores que otras y con momentos demasiado grotescos que sacarán de la película a los espectadores con el gusto más refinado. El cine de Eduardo Casanova es una mezcla entre los primeros años de Pedro Almodóvar mezclado con los colores pasteles de John Waters y Pieles es buena muestra de ello. El mal gusto disfrazado de color rosa.

Ojos que no ven

Casanova para su debut en la dirección se ha rodeado de un buen plantel de actores, donde muchos ya habían colaborado con el actor y que hacen en su gran mayoría un gran trabajo. Tenemos a Macarena Gómez como la mujer sin ojos y sorprende esta elección, ya que uno de los rasgos que más identifican a esta actriz son sus ojos y, sin esa baza, Macarena lo clava. Ana María Polvorosa vuelve a repetir el papel de Eat My Shit, un complicado rol donde no vemos en ningún momento su cara, si no la prótesis del ojete y, pese a eso. logra trasmitirnos esa soledad que sienten ese tipo de personas.

En menor medida tenemos a una irreconocible Candela Peña, Carmen Machi, Secun de la Rosa, Jon Kortajarena, Joaquín Climent, Enrique Martínez y Carolina Bang, esta última productora de la cinta y posiblemente su mejor papel por su corta aparición.

Casanova cuida mucho la puesta en escena con esos toques de color pastel que ya hemos comentado anteriormente y que ya se pueden hablar de marca de la casa del joven director. La banda sonora cumple en la película con temas muy cañís que le otorga una sensación de cutrez que necesita la obra.

Pieles es sin duda la obra más provocadora del año. Una película que invita a pensar y reflexionar, pero de la que no todo el mundo entrará en el juego y abandonará la sala en los primeros minutos de metraje. No es una obra de arte, pero si una obra que merece ser vista, aparte de ser una de las óperas primas más potentes del año. Abstenerse comer palomitas.

Jose Humanes

José Humanes ha escrito 658 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: