“American Pastoral (Pastoral americana)”, Ewan McGregor debuta con una historia sobre la América profunda

Nota:
Opera prima del actor basada en la novela de Philip Roth

El conocido actor Ewan McGregor se pasa al mundo de la dirección como han hecho otros compañeros de profesión como Clint Eastwood, Ben Affleck o Andy García. Para esta primera película, el actor irlandés adapta la novela del mismo título que la cinta de Phillip Roth y para ser su primera cinta el resultado no es del todo malo.

La cinta nos cuenta la historia de Seymor es el hijo del dueño de una fábrica de guantes y está casado con Dawn, una reina ex reina de belleza. Su perfecta rutina es repentinamente destrozada por la radicalización política de la joven hija Merry, llegando a un punto inimaginable cuando la chica es acusada de un acto terrorista en el que un hombre pierde la vida, y Merry desaparece misteriosamente después del atentado. Con esta premisa McGregor hace un análisis de la sociedad americana de los años 60 donde crítica el idea del sueño americano, ademas de tratar temas de esa época como la discriminación racial, la pobreza o el mismo capitalismo de la época,

La inexperiencia de McGregor se nota en el resultado final de la cinta. La dirección de actores y la forma de grabar es bastante primitiva. El actor se deja más llevar por la historia que de darle un estilo propio y marcar su propio sello. Pese a esto es un resultado más que correcto para tratarse de su primera producción.

Trió de ases en el cartel

En el apartado actoral, el trio protagonista está compuesto por el propio McGregor que lo acompañan Jennifer Connely y Dakota Fanning. El primero hace una actuación sobria, la segunda pasa muy desapercibida y a veces demasiado sobreactuada y la última lo intenta con un papel muy complejo, pero demostrando que aún le falta muchas tablas en cuanto a actuación se refiere. En menor medida tenemos la corta aparición de David Strathairn que aporta calidad al elenco.

Como hemos dicho antes la puesta en escena no está demasiado lograda y eso es un tema que ha descuidado McGregor, al igual que el tema del maquillaje que no está para nada conseguido, pareciendo a veces caricaturas de Joaquín Reyes en sus programas. Alexander Desplat logra hacer una banda sonora académica que funciona perfectamente con la narración de la cinta.

En resumen, Ewan McGregor debuta con un suficiente alto en su primera película. Una obra hecha de manera interesante y que tiene detrás una buena base que se pierde en la poca experiencia de su director. Seguiremos la pista al actor y sus siguientes proyectos en la silla de director. 

Jose Humanes

José Humanes ha escrito 637 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: