“Ataque a los titanes”: Segunda temporada titánica

Nota:

Tal y como vino, se fue. Después de doce semanas la nueva temporada de Ataque a los titanes nos vuelve a dejar huérfanos. Una temporada plagada de dudas. Una tanda de capítulos que vuelve cuatro años después de la finalización de la primera y esta vez, dejando más inquietudes que certezas. Si pensábamos que una segunda temporada sería el espacio ideal para esclarecer las incógnitas estábamos muy equivocados.

Así se presenta el primer episodio de este asalto. Sabemos, gracias al final de la primera, que los titanes están infiltrados en el interior de los muros. Son inteligentes y tienen un fin que parece ser grandioso. Un fin que escapa al entendimiento simplista y humano. O eso parece.

En esta temporada conocemos a dos infiltrados más con fines en contra de la humanidad; el titán coloso y el acorazado, miembros de la caballería al igual que ocurría con Annie. Conocemos la existencia de otro titan “bestia”, que por ahora parece ser que es el que mueve los hilos de todo. Como siempre la intro del anime nos cuenta mucho más de lo que nos cuenta la propia trama. Adelanta hechos como la pelea entre el acorazado y Eren y nos sorprende con la aparición de animales gigantes. ¿Qué es exactamente lo que nos depara la tercera temporada? La Iglesia, como siempre, parece estar detrás de todo el embrollo.

Un breve ataque, al menos

Esta vez Ataque a los titanes, además de hacernos esperar más de tres años para continuar, nos acorta la extensión de la temporada. Doce serán los capítulos de los que podremos disfrutar. Ni más, ni menos. Eso sí, lo compensa en calidad e intensidad en cada uno de los doce, aunque bien es cierto que en ocasiones utiliza demasiados retales de episodios pasados. Incluso de la temporada anterior.

Personajes clave como Levi Ackerman pasan a un segundo plano e incluso tercero. Si en la primera temporada veíamos al master of master de las espaditas y de masacrar titanes en esta ocasión tendremos suerte si le vemos hablar. Esta vez el protagonismo lo tienen los nuevos titanes encubiertos, Eren y Mikasa. Aunque ésta última no hará acto de presencia hasta los últimos episodios.

Esta vez veremos a un Eren más maduro y descubriremos nuevos secretos acerca de su poder. Si, como yo, teníais al titán protagonista como uno de los más flojos, en esta temporada os sorprenderá. Esta vez el protagonista de Ataque a los titanes aprenderá a controlar sus emociones (en ocasiones, no en todas) y descubrirá que el verdadero poder se esconde en su habilidad y no en su fuerza.

Una estrella fugaz que, al menos en mi ocasión, ha pasado y no me ha dado tiempo ni a pedir un deseo. Alta tensión, grandes secretos y una trama que no acabamos de comprender. La calidad de la animación sigue en perfectas condiciones, aunque es cierto que el efecto 3D puede hacernos desconectar en algunas ocasiones. Una temporada digna de la primera. Notable, sin lugar a dudas. Esperemos que este año no se los haga tan largo como los cuatro anteriores. Aunque cuanto más sabemos, con más desesperanza esperamos.

Javier Sólvez

Javier Sólvez López ha escrito 223 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: