“Una noche fuera de control”, este muerto está muy vivo con toque femenino

Nota:
Desenfreno y un muerto en una de las comedias del verano

El cine de mujeres está de moda y eso lo saben las grandes distribuidoras de películas. Aprovechando el tirón de este tipo de cintas nos llega la última propuesta de Sony, que intenta emular a otras comedias como Resacón en las Vegas o Este muerto está muy vivo mezclándolas para darnos una película que podía ser más de lo que finalmente ha sido.

La historia nos centra en un grupo de amigas cuya despedida de soltera en Miami va demasiado lejos cuando muere el stripper que contratan. Con esta situación tendrán que lidiar con el cadaver para poder deshacerse de él y poder continuar sus vidas. Es cierto que la primera media hora de metraje tiene gracia y mantiene el interés, pero a partir de que aparece el stripper, todo se vuelve menos simpático, aburrido y con sketches de dudosa gracia. Los personajes están estereotipados, tenemos a la triunfadora, la perdedora, la lesbiana, la recién divorciada, se hubiese agradecido algo más de variedad y de profundización en estos personajes tipo que, por ejemplo, en películas como Resacón si se hacía.  De todas formas la cinta se puede ver y si no tienes demasiadas pretensiones puede llegar a entretenerte.

Kate McKinnon, la revolución de la película

En el apartado de actores, la estrella indiscutible es Scarlett Johannson en un vehículo de lucimiento para su carrera y, si bien es cierto, que Scarlett cumple, no destaca por ser una cómica especialmente graciosa, ni que destaque para eso. Acompañan a Johannson, Jillian Bell, en el rol de típica chica rellenita desesperada que llega a molestar en pantalla por su irritable comportamiento. Tampoco me agrada mucho la actriz. Pero sin duda, y una vez más, la auténtica roba escenas de la cinta es Kate McKinnon que en cada aparición que tiene logra sacar una carcajada. Sin duda la actriz cómica con más proyección de Estados Unidos y es que no nos cansamos de decir que Mckinnon vale su peso en oro. Para acabar no quiero dejar de mencionar la pequeña aparición de Demi Moore en un papel que hace 20 años no hubiese aceptado ni de broma. Para pensar.

En resumen, Una noche fuera de control, es la típica comedia veraniega que no intenta cambiarle la vida a nadie y su único propósito es sacarte una sonrisa durante hora y media (a veces). Producto de usar y tirar.

Jose Humanes

José Humanes ha escrito 621 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: