“La guerra del planeta de los simios”, ¡larga vida a César!

Nota:
La saga del origen de Cesar concluye con la guerra final entre simios y humanos

En el año 2011 se estrenaba El origen del planeta de los simios, una nueva visión a la saga que mostraba la eterna lucha de simios y humanos por el planeta. Tras el desastre del remake dirigido por Tim Burton muchos temíamos que se repitiera esa atrocidad, pero ni muchos menos. La película fue un soplo de aire fresco a esta saga que tras 5 películas anteriores daba síntomas de desgaste, pero que con este reinicio sorprendió a crítica y público contando los orígenes de César, el simio que lideró la revolución de los primates y que encarnaba el gran Andy Serkis.

Su éxito propició una segunda parte en 2014, El amanecer del planeta de los simios que, sí bien sorprendía menos que su predecesora, seguía siendo un blockbuster muy entretenido. Ahora nos llega la conclusión de esta nueva trilogía que promete ser el broche final a estas cintas.

Mezcla de géneros con elegancia

Para empezar si vais buscando una guerra tal y como reza el título de la película, no la vais a encontrar y es que esta tercera entrega es mucho más que un filme bélico. Nos sigue explorando la figura de Cesar, esta vez como ya un veterano líder de la resistencia simia que se tiene que enfrentar a una nueva amenaza que pone en peligro su vida y la de su propia familia. La película contiene tantos elementos y mezcla de géneros que es imposible encajarla en uno. A veces parece un western, una cinta bélica a lo Apocalipse Now (hay más de una referencia en el filme a la película de Coppola), cine de huidas carcelarias, incluso bíblico.

Todo ello mezclado gracias a la maestría en la dirección de Matt Reeves que otorga ese toque oscuro que necesitaba la película. Todos estos elementos hacen de esta tercera parte uno de los blockbusters más entretenidos de este verano por su capacidad de entretener como la de concienciar que tiene la cinta durante sus dos horas y veinte.

Aunque es cierto que hay dos elementos que no encajan demasiado en la cinta y eso es la aparición de la niña que está metida a calzador y la incorporación de un mono sorpresa que mete mucho humor a la cinta cuando no se necesita.

 Andy Serkis, el rey de la función

En el reparto hay que de nuevo destacar a Andy Serkis, que vuelve a prestar su cuerpo para dar vida a Cesar y logra la mejor interpretación de Cesar en las tres películas. Un personaje que ha evolucionado desde su primera aparición hasta su madurez en esta entrega. La academia de cine debería replantearse darle un reconocimiento a este actor que está haciendo tanto por la captura de movimiento desde la época del Señor de los Anillos.

Por otro lado tenemos al antagonista de la cinta que es Woody Harrelson en un papel que intenta homenajear al Coronel Kurtz que interpretó Marlon Brando en Apocalipse Now. Un papel que por separado por resultar cargante, pero que cuando está con César interactuando y enfrentándose en sus diálogos dejan los mejores momentos de la cinta.

Por ultimo mencionar al personaje que ya hemos hablado de él, el mono sorpresa al que pone rostro Steve Zahn y que mete el humor a la trama, que resulta demasiado exagerado.

Los efectos especiales vuelven a ser excepcionales de nuevo. Entrega tras entrega se mejora mucho la interacción entre simios y humanos y en esta parte alcanza sus cuotas más altas. Merecida nominación al Oscar segura. La banda sonora de Michael Giachinno es magistral, dejándonos una de las mejores partituras del año desde los primeros compases de película.

En resumen, la saga de César concluye de forma excepcional con tres maravillosas películas que la hacen una de las mejores trilogías de los últimos años. Esperemos que si se hacen más entregas conserven la calidad de este origen. ¡Larga vida a César!

Jose Humanes

José Humanes ha escrito 621 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: