“Ozark”; interesante argumento de algo muy manido

Nota:
Netflix nos trae una nueva producción, Ozark, con un Jason Bateman que sorprende y una Laura Linney sobresaliente.

En muchas ocasiones hemos podido ver películas y series similares. Un hombre correcto que hace las chapuzas de la mafia o cartel para salvar el pellejo. O para su propio beneficio. Al hablar de esta clase de trama no nos puede venir a la mente otra que no sea Breaking Bad. Sin embargo, esta serie carece de la dinámica y la calidad de detalles que tiene la serie de Walter White.

El asesor financiero de la élite Marty Byrde tiene una vida aparentemente normal con su familia. Con su mujer, Wendy, y sus dos hijos, Charlotte y Jonnah, el ejecutivo tiene una vida cómoda. Sin embargo, todo esto es una fachada. Marty, junto con su socio Bruce, es el encargado de blanquear grandes cantidades de dinero. Cuando este dinero, perteneciente a un importante cartel mexicano, desaparece, Marty se ve en problemas. Esto le lleva a abandonar su empresa y mudarse al lago Ozark, en busca de una nueva oportunidad. Sin embargo, allí no hallará la paz, si no que encontrará más problemas y peligros.

El inicio de la serie es bastante lento. Aunque el primer capítulo enganche un poco, el desarrollo de la serie es demasiado tranquilo. Acciones predecibles y muy utilizadas en el mundo de la ficción caracterizan esta serie. En ciertos momentos incluso se llega a aparcar el hilo principal. Se centra, en sustitución, en los problemas de los personajes como cual telenovela latina.

Actuaciones que salvan el bache

Cuando descubrí que Jason Bateman era el protagonista mis expectativas bajaron notablemente. Sabiendo que sus principales productos son comedia, no lo encajaba con una producción seria. Sin embargo, la sorpresa fue enorme. Con excelentes puestas en escena, no pensarás en él como el tipo que hace películas de humor tonto. Sin embargo, quien más destaca en la pantalla es Laura Linney. Poco a poco se va ganando la estrella y es ella y no Bateman quien resulta interesante. No obstante, eso es porque no le han dado más cámara a Julia Garner. En mi opinión, si su personaje estuviese más presente, el resto quedarían eclipsados. Una perfecta representación lo corrobora. Añadir que todos los secundarios de la serie están muy cuidados y aportan ese soporte para que la serie no sea un chasco.

En general, es una serie que tiene un tema muy interesante. El blanqueo de dinero, la forma de hacerlo y los vacíos legales me remiten una idea que puede llegar a entretener. Sin embargo, la manera con la que se ha abordado esta producción me ha resultado algo que ya he visto antes. Pero esto no quita que sea una serie entretenida y curiosa como pocas. Eso sí, aguantad los dos o tres primeros capítulos, porque no es una serie que enganche al 100%.

Jorge Martínez

Jorge Martínez ha escrito 140 artículos en Ciempiés.

  • Nestor Pirola

    La verdad no conocía a Julia Garner, creo que se come la serie y haciendo un personaje difícil. Me hizo acordar a los inicios de Jodie Foster quien de adolescente ya mostraba personalidad y carisma para ser la gran actriz que llegó a ser. Me parece que la Garner sigue un camino similar. Recomendable la serie en sí, me gusta porque tiene cosas de Breaking Bad, que otras series quisieron copiar y la verdad no les salió….

A %d blogueros les gusta esto: