“Abracadabra”; desconcertante mezcla de géneros

Nota:
El galardonado director vuelve con una cinta que desconcierta por sus diversos géneros

Pablo Berger se ha hecho a si mismo un nombre dentro de la industria del cine española. Sorprendió en Málaga con su opera prima, Torremolinos 73 y arrasó en los Goya con su versión taurina y muda de Blancanieves. Tras estos éxitos nos llega su tercera película con una temática bien distinta de sus otros trabajos, mezclando comedia, drama y elementos sobrenaturales.

La historia nos cuenta la vida de Carmen un ama de casa del barrio madrileño de Carabanchel, descubre un día que su marido, Carlos  parece estar poseído por un espíritu maligno. Ahí empieza una exhaustiva investigación, entre terrorífica y disparatada, para intentar recuperarlo.

Tras esta interesante premisa la película va naufragando entre momentos que mantienen el interés en el espectador con otros demasiados ridículos como para tomarse en serio la trama. Son estos momentos ridículos o escenas que no vienen a cuento lo que perjudica el resultado final. La mezcla de géneros no se ha elegido bien y aparte la plícula tiene una falta de ritmo muy seria. Berger escoge temas tan delicados como la violencia machista y el feminismo y los pone como mera parodia, para lo que podía haber sido una gran película si hubiese tenido otro tono.

No es oro todo lo que reluce

El director vasco se vuelve a rodear con los mejores actores españoles del mercado, pero no todos consiguen actuaciones del mismo tipo. Sin duda la que más sobresale es Maribel Verdú que hace un gran papel con su Carmen, una mujer triste que intenta salir adelante. Una de las actuaciones del año que le traerá muchas nominaciones en la temporada de premios, pese al contexto. Acompaña a Verdú un desmotivado Antonio de la Torre que normalmente nos tiene acostumbrado a buenas interpretaciones, pero que aquí se le ve completamente desmotivado. José Mota se esfuerza en hacerlo bien, pero poco puede hacer con un personaje tan mal dibujado y prescindible en la trama como el que tiene el manchego.

En menor medida tenemos la aparición de rostros respetados del cine español como José Maria Pou, Quim Gutierrez o Julián Villagrán en escenas muy ridículas que provocarán la vergüenza ajena en sus carreras.

Si algo podemos alabar de Abracadabra es sin duda su gran puesta en escena, que demuestra que Berger técnicamente es un grandísimo director. La música del mismo Pablo Berger y Alfonso de Villalonga logra salir airosa del resultado final y la selección musical de temas está muy bien escogido por parte del encargado musical.

La crítica especializada se ha rendido a los pies de Berger, pero yo sinceramente no entiendo que le han podido ver a esta producción que no sabe muy bien a donde va y que pierde la oportunidad de haber contado una historia novedosa y moderna. Berger pierde puntos en su carrera y retrocede un abismo comparándola con sus otros trabajos. De momento una de las decepciones del verano.

 

Jose Humanes

José Humanes ha escrito 524 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: