“Tanna”; el Romeo y Julieta de los aborígenes de la villa de Yakel

Nota:

Nominada al Oscar a Mejor Película de Habla No Inglesa, Tanna ofrece un relato fílmico deudor del reportaje antropológico y de la docuficción que en el cine primigenio alzó sus grandes hitos en nombre de Flaherty o del Tabú de Murnau; ofreciendo un espíritu panteísta y fuerza visual notables y una sencilla historia de amor trágico que bebe de los grandes clásicos literarios (Romeo y Julieta, Tristán e Isolda…)

Dean y Butler presentan a la tribu desde la mirada descontaminada de la hermana menor de Wawa; una niña que en su espíritu representa la humanidad primigenia y sirve para que el espectador presenta con objetividad y naturalidad los ritos, juegos y ceremonias de la tribu, habitantes de la villa de Yakel en una de las islas de la Polinesia australiana en la que las tribus ancestrales continúan perviviendo con sus antiguas tradiciones.

Interpretada por los propios individuos de la tribu y basada en un acontecimiento real que sucedió en los 80 del pasado siglo, Tanna teje una mirada naturalista y evocadora de la vida de la tribu, siendo mucho más notable como documento antropológico de la existencia de sociedades ancestrales ante un mundo cada vez más homogéneo como el actual y en sus influencias malickianas que el paisaje y su espiritualidad aportan al relato.

Sin que su historia romántica sea demasiado original, no deja de ser el mito del amor imposible construido por la tragedia griega y más tarde por Shakespeare y su Romeo y JulietaTanna ofrece muchas ideas estimulantes gracias a su naturalidad escénica, poesía panteísta y sus aires de documento antropológico, con la fuerza que lo ancestral y la naturaleza son eternos símbolos y condensadores del espíritu humano.

Jose Asensio

Jose Asensio ha escrito 109 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: