“The Defenders”; Netflix aprueba con nota alta en su primer crossover de superhéroes

Nota:
El arriesgado producto que suponía The Defenders logra salir reforzando este universo que nada tiene que envidiar al cinematográfico

La plataforma Netflix nos trae por fin la esperada The Defenders, la serie que une, a modo Los Vengadores, el universo y protagonistas de todas las series que ha realizado hasta la fecha junto a MarvelDaredevil, Jessica Jones, Luke Cage Iron Fist. Un proyecto tan ambicioso como único en la pequeña pantalla, pero que pese a sus aspiraciones de imitación cinematográfica logra convertirse en un producto original, muy diferenciado de sus posibles símiles de la gran pantalla, más desarrollado e incluso superior en varios aspectos.

La serie, como las anteriores que hemos visto de Marvel-Netflix, se desarrolla sin prisa para evitar dejar cabos sueltos. Además, tiene un mérito aún mayor cuando hablamos de juntar 4 productos que hasta ahora no se habían cruzado. Comienza a fuego lento con dos capítulos dedicados a desarrollar la unión de este grupo, para que nada quede forzado ni poco creíble. Estos podrían presentarse perfectamente como secuelas individuales de cada serie, pues continua con su estética y sus tramas para llegar al fin a un nexo común. A partir de aquí es cuando empiezan las hostias.

Como cualquier team-up comiquero que se precie, veremos discusiones tanto a gritos como a mamporros entre los diferentes superhéroes hasta llegar a un acuerdo y unirse contra el enemigo más temido de Daredevil e Iron Fist: La Mano. Pero no están sus rivales solos, sino que resucitan un arma secreta que obligará al demonio de La Cocina del Infierno a enfrentarse con su pasado.

Un desarrollo por pasos que crea una trama in crescendo hasta el explosivo final

La serie está a la altura de las grandes del universo como las temporadas de Daredevil Jessica Jones, y juega con un equilibrio admirable para no posicionar a ninguno de los protagonistas por encima del resto, así todos comparten la misma importancia en la trama. No se intenta modificar en absoluto ninguna personalidad o alterar sus dones y poderes para que cobren sentido dentro de un equipo, sino que todo confluye sin artificios, como si las series anteriores hubiesen tenido en cuenta en todo momento durante sus desarrollos esta futura unión.

Se trata de un producto épico y adrenalínico, donde tienen cabida los grandes diálogos y las tramas policíacas de investigación, más propias del thriller que del género de acción puro. Hay gente que considera The Defenders una serie lenta, pero sigue la misma dinámica que sus predecesoras. No son películas, no puede ser una sucesión de secuencias de acción, sino que tiene la virtud de aprovechar ese tiempo del que goza para profundizar en personajes, relaciones y tramas. Y el resultado es tan impecable que logra que nos vayamos irguiendo en el sofá a medida que nos acercamos al perfecto capítulo final.

Entre las mejores series del universo Marvel-Netflix

Tiene pegas, pues se trata de un proyecto a priori casi imposible de sacar correctamente -y lo han logrado-, como por ejemplo alguna escena de acción (1×07) confusa y mal dirigida, en la que se echa mucho de menos la mano de Goddard. Por suerte es algo muy puntual ya que las otras muchas tienen el nivel que encontramos en Daredevil, con sus planos secuencias y acompañadas por la genial banda sonora que incrementa la épica -la que suena en la cabecera, no el rap que meten a calzador desafortundamente en cierto momento-.

The Defenders

En cuanto a interpretaciones no hay ningún punto negativo. Tenemos una villana genial interpretada por Sigourney Weaver, a la altura de estos rivales que hemos visto en Netflix y no conseguimos que lleguen al cine de Marvel. Incluso Mike Colter y Finn Jones logran hacer un trabajo superior a los anteriores. Ahora bien, ninguno tiene nada que hacer contra Krysten Ritter, la cual se come la pantalla cada vez que aparece en ésta.

The Defenders es la mejor serie de acción que hemos visto esta temporada sin duda, y funciona tan bien como crossover, sin abusar de tener tantos personajes, como de secuela para cada una de las series individuales predecesoras. Un producto que gozarán los seguidores de este universo, aunque el espectador primerizo tendrá serios problemas por enterarse de lo que ve, pues no hay lugar aquí para las presentaciones. Esto son guantazos en pasillos; esto son ninjas en tejados de Nueva York; esto es ir a la batalla final en metro; ¡esto es Marvel-Netflix! ¿Qué más se puede pedir?

 

J. Justo Moncho

ha escrito 286 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: