“Verónica”, terror español del bueno

Nota:
Historia real basado en un caso de posesión a principios de los 90

De la mano de Paco Plaza, que ya nos había aterrorizado con cintas tan míticas de terror como la saga de Rec junto a Jaume Balaguero, Romasanta o la terrible OT: la película, nos llega su nueva propuesta de cine de terror. Esta vez, Plaza nos ofrece un caso real sucedido en el madrileño barrio de Vallecas en los años 90.

La historia nos cuenta las vivencias de unas chicas que tras hacer una ouija, una de ellas es asediada por aterradoras presencias sobrenaturales que amenazan con hacer daño a toda su familia.

Salirse de lo habitual

Innovar en el género del terror es muy difícil, siempre se utiliza los mismos elementos y es complicado sorprender con nuevos elementos. Pero Paco Plaza ha conseguido realizar una cinta de terror, con elementos cotidianos con lo que muchos nos podemos sentir identificados. La cinta logra recrear perfectamente el Madrid de los 90 y no solo en la estética, sino en la música (la música de Los Héroes del Silencio suena durante toda la cinta) o en los pósters y programa de televisión que ven los protagonistas. Pese a que la película ha intentado innovar en ese sentido, la cinta no deja de ser la típica historia de posesiones que se ve de lejos su final, pero pese a esto la tensión se palpa durante su metraje y sacará más de un susto a los espectadores que se acerquen a ver esta interesante propuesta española.

Un reparto joven y eficaz

El reparto está compuesto en su mayoría por rostros jóvenes destacando la protagonista Sandra Escacena, que logra una genial interpretación para tratarse de su primer papel protagonista. Es casi segura su nominación a mejor actriz revelación. Los niños que acompañan a Sandra son un encanto y quedan genial como contrapunto a la protagonista, especialmente el pequeño Antoñito que se roba la película en ciertas escenas. Por último mencionar a una recuperada Ana Torrent y el pequeño cameo de Leticia Dolera, musa del director.

Paco Plaza demuestra que es uno de los mejores directores en cine de terror en España y lo demuestra en varias secuencias de la película, con desenfoques muy propios del género de terror. La música de Chucky Namanera logra transportarnos a esas producciones ochenteras de terror que tanto ha influenciado en el cien de Plaza. Lo más mitómanos podrán ver como se usa la partitura original de la gran ¿Quién puede matar a un niño? de Chicho Ibañez Serrador en varios momentos de la cinta. También hay un claro homenaje a Nosferatu que os invito a descubrir.

En resumen, un loable esfuerzo de dirección y un guión previsible, pero que intenta salirse de lo habitualmente visto, hacen de Verónica una de las mejores cintas de terror del año. De Estados Unidos nos llegan cada año miles de películas de este tipo, hechas a desgana y con personajes estúpidos. Esta propuesta está hecha desde el corazón desde la visión de un amante del cine a sus espectadores. Recomendada.

Jose Humanes

José Humanes ha escrito 614 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: