“El otro guardaespaldas”, violenta buddy movie sin gracia

Nota:
Dos actores con carisma en una historia sin talento

La campaña de El otro guardaespaldas tenían como telón de fondo la cinta protagonizada por Whitney Houston y Kevin Costner. Lo que parecía según los carteles y tráilers una parodia de la cinta de principios de los 90, pero no es más que una excusa para meter a dos actores muy queridos a hacer el imbécil durante casi dos horas.

Teniendo a dos reclamos para que la gente vea tu película puedes relajarte en lo demás, y ese es el principal fallo de esta comedia. Se han olvidado totalmente del guión para dejarnos una historia que no te crees, tremendamente violenta y en, ocasiones, aburrida hasta decir basta. No puedes dejar que tu película dependa únicamente de que Samuel L. Jackson esté repitiendo la palabra hijo de puta durante las casi dos horas de metraje.

Salma Hayek desaprovechada

La pareja protagonista formada por Ryan Reynolds y Sam Jackson no llega a tener química en ningún momento, comiendo Jackson a Reynolds en toda la cinta. Acompañan a estos dos Gary Oldman en un ridículo papel de villano hecho a desgana, Elodie Young que se le ve más cómoda en la piel de Elektra en las series de Netflix que en producciones de ese tipo y Salma Hayek que llega  a ser lo más disfrutable de la película en las pocas escenas que aparece.

Para tratarse de una película de acción, la cinta está muy mal rodada y las escenas de persecución son un desastre. Ni siquiera el falso plano secuencia logra sacar adelante la propuesta.

En resumen, una cinta que intentaba sacar una sonrisa basándose en dos actores con carisma, pero que lo único que lograrán es bostezos y vergüenza ajena por parte de los espectadores. Fallida.

Jose Humanes

José Humanes ha escrito 584 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: