“It (2017)”; Pennywise se contagia del espíritu de “Stranger Things”

Nota:
Tras su paso por la pequeña pantalla, el payaso bailarín salta al cine

Stephen King es un autor muy difícil de llevar a la pantalla. Sus famosas obras se han visto adaptada en numerosas ocasiones y no todas con la misma suerte. Sin ir más lejos este año veíamos como una de sus obras más reconocidas era mutilada por la visión de un mal director y de unos actores poco entregados como vimos en La torre oscura. Ahora nos llega la nueva versión de una de sus obras más famosas y queridas por sus fans, It que ya gozó de una adaptación para televisión en los 90 y que su pobre factura y sus limitados actores deslucían el producto.

Humor made in “Stranger Things”

En esta nueva versión solo se adapta la primera parte de la novela, centrada en los protagonistas cuando son niños. La cinta es más fiel a la obra de Stephen King que la que vimos en los 90, aunque se han cambiado algunas cosas que no quedarían bien en pantalla y que en el libro llegan incluso a sobrar. El problema de la cinta es que bebe mucho de la serie de Netflix, Stranger Things haciéndonos creer que estamos viendo un capítulo de la serie que una película de terror.

Tras un comienzo terrorífico con la famosa escena del barco de papel y la intensa escena de las diapositivas, luego la trama evoluciona con momentos cómicos bastante vergonzosos y es que parece que todas las películas actuales tienen que tener su momento de humor y unos logrados clímax de terror. Pese a esto la película logra entretener, nos hace pensar un poco en todo lo que viven los niños que son acosados diariamente en el colegio y aterrorizarnos (sin llegar a ser la experiencia de terror que se ha estado vendiendo).

Un reparto joven con luces y sombras

Los niños en general están bastantes bien, salvo dos excepciones, Sophia Lillis que se convierte en la revelación de la película siendo la mejor del reparto y asegurando su futuro en la interpretación. La otra excepción (negativa en este caso) es Jeremy Ray Taylor, protagonista de Stranger Things y que protagoniza los momentos más bochornosos de la cinta con estúpidos comentarios sobre vaginas y penes. Prescindible.

Otro tema que causaba bastante expectación era el personaje de Pennywise. Una de las mejores cosas que tenía el telefilme de los 90 era la gran actuación de Tim Curry como el payaso bailarín. El encargado de sustituirle es el joven Bill Skarsgård que nos ofrece un Pennywise más aterrador que el de Curry y mucho más elocuente. Aunque en lo personal me sigo quedando con el primer Pennywise, el de Bill cumple y seguro que a muchos les quitará el sueño por las noches.

Un director de confianza en el terror

A nivel técnico, la película es superior a la de 1990, la dirección de Andrés Muschietti es elegante y madura como ya demostró en Mamá, es un director que maneja muy bien este género y así lo ha demostrado en la producción de It. La banda sonora cumple sin llegar a encandilar con atronadores coros infantiles preparados para sembrar el terror. La música popera no queda bien en ciertas partes de la película (limpieza de sangre)

En resumen, este primer capítulo de It es una buena adaptación de la novela de Stephen King que queda un poco deslucida por su manía de copiar a la serie de moda, Stranger Things y por usar un sentido del humor que no pega para nada en el tono de la cinta.

Tengo gran interés en ver la segunda parte, ya centrada en los personajes adultos, mi parte favorita del libro y que se llevo muy mal en el telefilme de los 90. Amy Adams o Emma Stone serían una perfecta Beverly.

Jose Humanes

José Humanes ha escrito 641 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: