“Bye Bye Germany”; tragicomedia admirable sobre los judíos supervivientes en Alemania

Nota:

Sam Garbarski adapta la trilogía de novelas de Michel Bergmann que trataba con ironía y comedia la situación que vivieron los judíos supervivientes que se quedaron en esa Alemania dividida. La cinta nos descubre una parte desconocida de la Segunda Guerra Mundial y es en su mirada cínica e irónica (que no por ello insensible) donde está su mayor valor.

David (Moritz Bleibtreu) junto a un pintoresco grupo de supervivientes judíos decide comenzar un negocio de ajuares textiles (manteles, sábanas, pañuelos…), aprovechando la sensación de culpabilidad que pueden proyectar en ciudadanos alemanes; al mismo tiempo, también seguimos los interrogatorios que David realiza frente a una agente especial estadounidense (Antje Traue) por las sospechas de colaboracionismo con el nazismo, esta parte descubrirá (más o menos) el pasado de David, su supervivencia en pleno nazismo; todo rebozado de la ironía, el engaño ambiguo y la broma que el personaje siempre lleva con él.

Es sin duda admirable no sólo el conocer una parte desconocida de la Historia, sino que la propia cinematografía alemana sepa conjugar una tragicomedia tan cínica e irónica, un mensaje amargo sobre la necesidad vital del sentido del humor ante una realidad tan oscura. Es cierto que Garbarski no termina de encontrar el equilibrio entre emoción y comedia pero si sabe reflejar la sensación de culpa del pueblo superviviente y ofrecer una cínica crítica a la ciudadanía alemana y su “desconocimiento” del Holocausto.

Un Moritz Bleibtreu natural y omnipresente que lleva hasta los topes el cinismo y ambigüedad del personaje brilla en un conjunto logrado, que sabe ser irónico y amargo al mismo tiempo; aunque en conjunto resulte menos resuelta y lograda a causa de que Garbarski no termina de encontrar el equilibrio entre la comedia y el mensaje emotivo y humanista.

 

Jose Asensio

Jose Asensio ha escrito 320 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: