“Blade Runner 2049”; Villeneuve abofetea a Ridley Scott

Nota:
Después de más de 30 años, llega una de las secuelas más esperadas de la historia

En el 1982, Ridley Scott hacía historia en la industria del cine con Blade Runner, adaptación de la novela de Phillip. K. Dick y que se convertiría con los años en una auténtica obra de culto (aunque cuando se estrenó no logró convencer a nadie). 30 años más tarde y con la dirección de uno de los directores más talentosos de la industria como Dennis Villeneuve nos llega esta tardía secuela que ya no se inspira en ningún relato y tiene como objetivo lograr superar a su hermana mayor.

De primeras quiero advertir que no soy muy fan de la película de 1982, ni de su primer montaje ni de los posteriores, por lo que para mi no es un clásico tan inmortal. Esta Blade Runner 2049 es una película más grande que su predecesora, logra dejarnos mejor sabor de boca que la dirigida por Scott, pero le llega a faltar algo y es esa sensación de enamorarnos que es lo que se buscaba de esta cinta. Pese a que el guión tiene buenas ideas, el desarrollo no logra explicar todo y se queda todo en el limbo.

Esto no es Star Wars

Hay tramas que sobran completamente en la cinta (toda la relacionada con Ana de Armas) y la aparición de ciertos personajes son tan anecdóticas que nos quedamos con ganas de más. Hay que advertir que la cinta sigue ese tono de cine negro que ya tenía la original, por lo que si vas buscando escenas de explosiones a lo Star Wars, esta no es tu película. Villeneuve cea una dirección lenta y sobria que es lo que buscaba de este universo.

Pese a que no es una obra redonda, 2049 hace que sus 2 horas y cuarenta de metraje se pasen rápido debido a un guión del que queremos saber más, pero que desgraciadamente no cumple las expectativas de los espectadores más exigente como es mi caso.

Reparto ambicioso

El reparto es uno de lo más ambiciosos que se podía tener en una producción así. Ryan Gosling se muestra inexpresivo durante toda la obra, incluso en las escenas de lucha que no hace esfuerzos en poner caras de dolor. Esa frialdad le viene bien al personaje, pero también se echa en falta algo de emotividad. Harrison Ford tiene menos papel del que se esperaba, y debería ir pensando en la jubilación. Veo su estado actual y no veo al Deckard de siempre. Ana de Armas está siendo muy alabada por su papel, pero sinceramente yo solo la vi poner morritos y hablar un perfecto inglés. El estereotipo de la mujer florero sigue existiendo en el cine.

Implecable Robin Wright, Dave Bautista corto pero intenso en la mejor interpretación de su carrera, Mackenzie Davies auténtica revelación de la cinta junto a Sylvia Hoeks y un Jared Leto que vuelve a tener un papel tan excesivo y corto como el de Suicide Squad.

Roger Deakins espectacular

La fotografía del gran Roger Deakins es simplemente espectacular. Esa ciudad creada no tomando de referencia la clásica emociona. Yo tuve la oportunidad de verla en la pantalla gigante del Kinépolis y sin duda hace pensar que Deakins viene siendo hora de que gane un Oscar. La banda sonora de Jóhann JóhannssonHans Zimmer logra estar a la altura de la que nos dio Vangelis con temas intensos a la par que poéticos. 

Una correcta película, que nos hace olvidar a mucho lo sobrevalorada que está la primera parte, pero que no llega a enamorarnos tanto como se prometía. Villeneuve da una bofetada a Ridley Scott y se coloca como el mejor director de ciencia ficción de la actualidad.

Jose Humanes

José Humanes ha escrito 645 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: