“El juego de Gerald”; Flanagan brinda a Carla Gugino el tour de force de su carrera

Nota:

Tras célebres cintas que le confirman como uno de los nombres más interesantes del género (Oculus, Ouija: El Origen del Mal…), Mike Flanagan adapta con gran fidelidad la esencia de la novela homónima de Stephen King. Dejando un juego perverso de supervivencia y psicología regalando un verdadero tour de force a Carla Gugino.

Lanzada por vía Netflix – al igual que su título del pasado año Hush (Silencio) -, un matrimonio maduro va a pasar unos días en una casa en medio del bosque, alejada de la civilización para resucitar su pasión sexual. Tras atarla con esposas a la cama en un juego de dominación que ella no sabía que excitaba a su marido, él sufrirá un infarto y ella atada y sola deberá buscar la manera de sobrevivir física y mentalmente y encontrar una forma de desatarse y pedir ayuda.

Flanagan ofrece una dirección más sutil y en el que el trabajo visual está en el punto de vista (la cinta casi es una pieza de cámara) al ser sólo un espacio en la mayoría del metraje, dejando algo más de lado la puesta en escena más virtuosa de Ouija: El Origen del Mal, más deudora del cine de James Wan. Su propuesta escénica mantiene la solidez y elegancia habitual de su cine apostando por ser fiel a la narración de King y tejer un laberinto psicológico que sustenta la vulnerabilidad y decisión de una excelente Carla Gugino, en el que ya es seguramente su mejor papel en su filmografía.

La cinta no obvia las temáticas de la novela (traumas infantiles, psicología de supervivencia o abusos sexuales) otorgándole un matiz feminista al explicitar que de lo que verdaderamente habla es de la superación y convivencia con las pesadillas y traumas de una mujer que había sido siempre oprimida por los hombres de su vida; padre (Henry Thomas) y marido (Bruce Greenwood).

 

Jose Asensio

Jose Asensio ha escrito 157 artículos en Ciempiés.

A %d blogueros les gusta esto: